Gracias mamá por no ser mi mejor amiga

Madre mejor amiga

Las madres son esas personas que darían la vida por sus hijos, que se quedarían sin comer para que sus hijos estuvieran bien alimentados, son esas mujeres que se convierten en leonas si algo les sucede a sus pequeños. Luchan con garras y dientes para proteger a sus hijos y para que no les falte de nada desde el momento en que llegan al mundo. Pero una madre, nunca será la mejor amiga de sus hijos.

Quizá alguna vez has pensado que tu madre sí es tu mejor amiga y que a ti te gustaría ser también la mejor amiga de tus hijos para que sepan que estarás allí incondicionalmente. Pero ser la mejor amiga no significa eso y ser madre no significa ser amiga.

Tu madre no es tu mejor amiga

Tu madre nunca fue tu mejor amiga. Por ejemplo, si alguna vez querías hacer algo con todo tu corazón como por ejemplo salir con tus amigas hasta tarde para ir a una fiesta… Tu madre no te lo permitiría si sabía que esa opción no era buena para ti aunque significase que estuvieses llorando amargamente durante horas. Porque es tu madre y no tu mejor amiga… Una mejor amiga te hubiera dejado y tu madre te protege. 

Es probable que alguna vez quisieras haberte teñido el cabello de colores extraños o querías hacerte piercings o tatuajes cuando aún no eras mayor de edad y tu madre nunca te lo permitió porque sabía que con el paso del tiempo, te ibas a arrepentir. ‘Cuando seas mayor de edad, lo podrás hacer’ y así fue probablemente. Pero tu madre sabe que en la adolescencia se actúa por impulsos y que quizá y lo más probable, te hubieras arrepentido después de haberte hecho eso en tu cuerpo. Tu mejor amiga te hubiera acompañado a hacerlo sin pensar en cómo te podrías haber sentido después.

Tu madre no es tu mejor amiga

Las lecciones de una madre no son los consejos de una amiga

Una madre sabe cuando es el momento y cuando no, sabe cuando te sucede algo sin necesidad de decirle nada. Las amigas quieren hacer lo mismo que tú y te acompañan en tus aventuras, pero una madre es la que sabe reconocer cuando no siempre necesitas esas aventuras y lo mejor de todo, es la que te guía en tu camino y la que te reconduce cuando te sales de él. Siempre estará a tu lado, siempre será tu apoyo, siempre será tu guía. 

Gracias a que tu madre te supo decir que ‘no’ muchas veces, ahora te das cuenta de que gracias a ella has aprendido grandes lecciones en la vida. Es probable que si te hubiese comprado un teléfono móvil a los 9 años sin tener a nadie a quien llamar o te hubiese permitido ir a una fiesta cuando aún eras adolescente y sin la madurez suficiente para saber qué está bien o qué está mal… Es más que probable que hubieses tenido un concepto diferente de cómo se disfrutan las cosas.

Una madre te enseña a hacer las cosas para que después puedas defenderte en la vida y seas capaz de hacerlo por ti misma. Si tenías problemas te guiaba en su solución y era tu apoyo y tu bastón, pero tú eras la responsable de solucionarlo… Ella no estará siempre a tu lado para resolverte las cosas y debes aprender a hacerlo por ti misma.

Gracias a tu madre sigues en tu camino

Gracias a que tu madre nunca fue tu mejor amiga, hoy en día no estás perdida y sigues en tu camino, sabes hacia dónde tienes que ir y cómo debes hacerlo. Esto es así gracias a que tu madre supo que no debía ser tu mejor amiga bajo ningún concepto y se mantuvo en su rol todo el tiempo.

Muchas madres piensan que es mejor ser amigas para que sus hijas no les odien… Pero no las odiarán nunca, es imposible. Es más, si eres madre y educas a tus hijos por y para su bien, siempre te estarán eternamente agradecidos porque aunque hayan primero lágrimas, luego se convertirá en una gran lección. Lo que importa es que como madre, sepas escuchar, empatizar y guiar a tus hijos en todo momento.

Deja un comentario sobre “Gracias mamá por no ser mi mejor amiga”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!