Nadie nace siendo madre

La maternidad duele

maternidad duele

No hay ninguna mujer que nazca sabiendo lo que es ser madre. Nadie que sepa lo que significa estar embarazada, lo maravilloso que es sentir como la magia de la vida crece en el interior. Nadie que sepa lo doloroso que llegan a ser los hijos. Porque los hijos, para una madre es lo que más duele en esta vida. Una vez que una mujer se convierte en madre, su vida, su cuerpo y su mente… cambian para siempre.

El dolor de la maternidad

No te creas cuando otros quieran hacerte ver solo lo bueno de la maternidad. Es cierto que tiene muchas cosas buenas, pero la gran mayoría de cosas en la maternidad duelen. Duele en lo más hondo del corazón, a veces se siente cómo el alma se parte en mil pedazos, se siente que nunca volverá a ser la misma. Pero después miras todos esos trozos de tu alma en el suelo y te reconstruyes. Renaces y te das cuenta de lo fuerte que eres.

Son muchas cosas las que duelen en el corazón y en el cuerpo de una madre… Algunos ejemplos de lo que duele…

  • El embarazo
  • El parto
  • Amamantar
  • Cuando tu hijo llora
  • Cuando tu hijo sufre
  • Cuando tu hijo enferma
  • No dormir bien
  • Ser la última en comer
  • No tener tiempo ni de mirarte al espejo
  • Ser la última en todo
  • No poder ir al baño con privacidad
  • No recordar qué es una ducha de agua caliente…
  • Estar tan cansada que hasta te encuentras mal y saber que esa noche tampoco descansarás
  • Llegar tarde siempre a todos los sitios
  • Las críticas de los demás
  • Que no te cuiden
  • Que no te escuchen
  • Que sea normal que debas estar cansada y que nadie te ayude
maternidad llorar

La maternidad no es tan bonita

Está mal decirlo. Muchas no te lo dirán. Pero la maternidad en sí no es idílica, no es un camino de rosas. No es fácil. Llorarás mucho. Llorarás por dolor, por frustración, por impotencia y por rabia. Llorarás mucho, porque en la maternidad se llora.

La maternidad no es bonita. El amor entre una madre y un hijo sí es lo más bonito que existe en el universo. Una madre por el amor que siente por sus hijos puede hacer lo que haga falta, superar los obstáculos que sean necesarios. Por sus hijos, es capaz de cualquier cosa. Es una leona con coraje que sabe cómo defender a sus pequeños y hará lo que sea por protegerles. Es ley de vida, es naturaleza, es el sentimiento más poderoso que existe.

La realidad de la maternidad es que es difícil. Está llena de obstáculos, de miedos, de inseguridades. No importa los hijos que tengas, siempre será complicado. Pero también sabrás que la maternidad está llena de gratificaciones, de aprendizaje, de amor incondicional.

En realidad… nadie nace siendo madre, se convierte en madre. La experiencia, la vida, los obstáculos, las lágrimas, las risas, el amor, los momentos, sus abrazos, sus sonrisas, sus miradas, su sinceridad… todo te hará crecer como madre y como persona.

Deja un comentario sobre “Nadie nace siendo madre”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios