Cuando regresas a casa y el sentimiento de culpa te invade

Sentimiento culpa madres trabajadoras

Quizá cuando llegas a casa del trabajo lloras. Quizá cuando no ganas el dinero suficiente al final de mes aunque hayas trabajado duro… lloras. Lloras de rabia. Lloras de sentimientos de culpa, de culpa de no estar con tus hijos, de sentir que no estás a la altura. Pero te voy a decir una cosa: toma las cosas con más calma. Ahora mismo todo es oscuro, pero mañana si tú quieres, podrá salir el sol.

Te sientes mal

Te sientes mal cuando te marchas por la mañana a trabajar. Al dejar a tu bebé en la guardería o al cuidado de otra persona. Has elegido tú ese camino, sabes que quien le cuida es la mejor elección, pero lo que te duele es que no eres tú quien seca sus lágrimas.

Apenas duermes por las noches y cuando nadie te ve te recorren lágrimas de cansancio y culpa por el rostro. Te sientes mal, mal por estar lejos de tu bebé… Pero no te sientas mal por trabajar. No te sientas mal por salir cada mañana a tu puesto de trabajo, ha llegado el momento de que dejes de sentirte así. Aunque duermas poco eres capaz de lograr ser productiva en tu trabajo y de que cuando llegues a casa, tu bebé tenga todo tu amor para él.

Si te aparecen dudas…

Son muchas las mamás que tienen dudas, que no saben si eso de regresar al trabajo dejando al bebé en casa es buena o mala idea. Trabajar es dinero, y en esta sociedad se necesita dinero para poder sobrevivir. La sociedad está montada así y no queda otra ahora mismo que luchar por tener una buena calidad de vida y ofrecer a tus hijos todo lo que necesitan.

Además, esas horas fuera de casa también te van bien. Necesitas sentirte bien contigo misma, útil para tu familia, para ti misma y también para tu sociedad. No todo se basa en cambiar pañales o ir al parque por las tardes a pasear. Quizá la lactancia también te preocupa, pero con organización y voluntad todo es posible. Puedes sacarte leche en el trabajo y poco a poco esto se convertirá en una rutina para ti. Tu bebé tendrá tu leche siempre que la necesite. Y si optas por darle leche de fórmula porque es más cómodo para ti, también será una buena decisión.

sentimiento culpa madre

Deja la culpa; te hace sentir mal inútilmente

La culpa no te hace bien. Sientes un sentimiento que no es acorde a la realidad. Aunque cuando dejas a tu bebé llorando se te parta el corazón, recuerda que lo que haces lo haces también por él. Porque necesita que puedas tener dinero en tu cuenta corriente para poder comprarle todo lo que necesita, además de pagar facturas y hacer la compra.

No estás sola. Somos muchas las mujeres en el mundo las que tenemos que luchar cada día por sacar a nuestras familias adelante, con o sin sentimiento de culpa, pero con la fuerza de una leona. Estás haciendo algo bueno, tu bebé crecerá viendo cómo su madre es luchadora, trabajadora y una persona fuerte y valiosa en todos los aspectos.

Si crees que estás muchas horas fuera de casa, cuando llegues, dale mucho amor y mimos. Compensa ese tiempo que no estás a su lado con tiempo de calidad. Cuando estés con tu bebé deja el teléfono y el correo electrónico. Céntrate en estar a su lado, en disfrutar uno del otro.

Tanto si deseas seguir trabajando como si quieres dejar de hacerlo para cuidar de tus hijos, está bien. Es buena tu decisión. Si es bueno para ti y tu familia, nadie podrá juzgarte, y si lo hacen… ¡piel de tobogán! Mientras tú sepas qué es lo mejor para vosotros, las opiniones de los demás no merecen tu atención.

Los bebés crecen rápido y los momentos a su lado, son únicos. Aunque estés cansada, disfrútalo. Porque esos momentos cuando pasan, ya no regresan.

Deja un comentario sobre “Cuando regresas a casa y el sentimiento de culpa te invade”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios