No, no me cansan mis hijos

hijos no cansan

Los días que más cansada te sientes, ¿son tus hijos los culpables? No, no son ellos. Tus hijos no te cansan, sino, cuando duermen no te quedarías mirando su cara de ángel ni tampoco les echarías de menos nada más salir por la puerta… contando las horas para volver a abrazarles de nuevo.

Tus hijos no te cansan

Si fuesen tus hijos quienes te tienen agotada no te levantarías cada mañana con tu mejor sonrisa para dedicársela. Tampoco tendrías tu móvil lleno de fotografías donde ellos son los protagonistas… Si fuesen tus hijos los culpables del agotamiento, en cuanto tuvieras uno no habrías tenido más… O si realmente los hijos fuesen la causa del malestar y el cansancio de las madres, hace mucho que nos habríamos dado cuenta y la especie humana comenzaría a extinguirse.

Pero no nos extinguimos. Las personas siguen teniendo hijos y cada vez que miras la cara a los tuyos, sabes que ellos, han sido la mejor decisión que has tomado en toda tu vida. Porque volverías a hacer lo mismo una y otra vez solo para llegar al punto en que tus hijos estén en tu vida. Por muy complicada que haya sido tu vida antes de ser madre o por mucho que hayas renunciado por serlo.

¿Qué es lo que te cansa?

Es muy difícil criar a los hijos, hay días que te sientes tremendamente sola y cansada… Pero no, ellos no son los culpables de tu agotamiento. Lo que te cansa son otras muchas cosas, cosas que quizá pases por alto cada día porque creas que es lo normal en la maternidad o porque simplemente te hayas acostumbrado a eso. ¿Sabes de qué te cansas? Te cansas de:

  • Sentirte sola
  • La falta de apoyo
  • No tener tiempo para ti
  • Intentar estar siempre a la altura
  • Las expectativas de los demás
  • Lo que todos esperan de ti
  • Soportar el machismo y el patriarcado que aún existe
  • La desigualdad
  • No poder conciliar crianza y trabajo realmente
  • Que no valoren tu esfuerzo diario
  • Tener pocos recursos
  • Tener que hacer números cada día para ver si llegas a fin de mes
cansancio hijos

Nada te detiene

A pesar de todos los puntos comentados más arriba (puntos que son generales y que seguramente en tu vida encontrarás otros puntos a añadir para justificar tu cansancio), nada te detiene. Nada te detiene porque eres madre, y desde que te convertiste en ello algo cambió dentro de ti. No es que tengas un superpoder ni nada de eso… Simplemente te diste cuenta de que eres capaz de luchar por los demás, de sonreír cada mañana por tus hijos, de que aunque estés cansada, hacer lo imposible para que tus hijos estén bien, para que no les falte de nada.

Nada te detiene y tus hijos no son los causantes de tu agotamiento. No son ellos en realidad… Eres capaz de reír a su lado y amarles por encima de todas las cosas. Ellos son tu razón de ser, de tu existir, ¡tus hijos te ayudan a que no te falten fuerzas para poder estar bien cada día!

Pero mamá, si estás cansada, si necesitas desconectar, si necesitas tiempo para ti y para cuidarte… también debes hacerlo. Porque para poder estar bien con tu familia, para poder cuidar bien a tus hijos y regalarles todo tu amor incondicional, entonces… Debes cuidar de ti primero. Es importante que delegues las tareas a tu pareja o a otras personas que consideres siempre que sea necesario para tomarte un descanso, aunque sea un descanso de 20 minutos. Mamá, no estás sola… y tus hijos no son la causa de tu cansancio… Son tu fuerza, tu todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios