Los secretos que guardan los dibujos de tus hijos

Dibujos de niños

El dibujo es mucho más que un entretenimiento infantil, es una herramienta muy valiosa para acceder al universo interior de los niños. A través del dibujo los pequeños reflejan cómo ven el mundo y la relación que mantienen con las personas de su entorno, a la vez que expresan sus ideas y dan rienda suelta a su creatividad. También es un recurso excelente para canalizar sus emociones y transmitir sus sentimientos más profundos de una manera sencilla, clara y libre.

Por eso, el dibujo infantil tiene un enorme valor para comprender lo que sucede en el interior de los niños, descubrir sus miedos y preocupaciones, así como sus deseos y anhelos. Sin embargo, lo cierto es que muchas veces pasamos por alto toda la información que puede aportarnos esta sencilla herramienta y los secretos que esconde.

¿Qué desvelan los dibujos infantiles sobre tus hijos?

¿Sabías que dibujar en una pequeña parte del papel en lugar de ocupar todo el folio puede ser una señal de timidez o introversión en los niños? Es solo uno de los tantos mensajes que guardan los dibujos infantiles y que muchas veces pasamos por alto. Desde la presión que ejercen al hacer los trazos y los tamaños que le confieren a cada objeto hasta la distribución que emplean y los colores que eligen, existen muchos secretos ocultos en los dibujos infantiles.

1. Contenido del dibujo

El contenido del dibujo libre es, probablemente, uno de los indicadores que más secretos revelan sobre los más pequeños de casa. Dibujar espacios naturales, el hogar, el colegio o algunas de sus aficiones es señal de un niño feliz y estable emocionalmente.

Asimismo, dibujar elementos fantásticos como hadas o duendes es un indicador de una gran creatividad e imaginación. Sin embargo, representar escenarios poco comunes como una cueva, una casa encantada o la escena de un crimen puede ser un reflejo de temores infantiles, conflictos internos, agresividad o maltrato infantil.

2. Tipo y presión del trazo

Otro de los elementos que suele esconder algunos secretos sobre el mundo interior de los niños es el trazo. Una vez que el niño domina los trazos, la precisión y la presión al dibujar se convierten en indicadores de su estado emocional.

Un trazo débil e interrumpido es señal de un niño tímido e inseguro mientras que un trazo muy fuerte y rápido puede ser un indicador de impulsividad, falta de control y ansiedad. En cambio, un trazo estable y seguro desvela confianza en sí mismo y una buena disposición para conocer el entorno y aprender.

3. Riqueza de detalles

A medida que los niños crecen son capaces de representar en sus dibujos una mayor cantidad de detalles. El hecho de dibujar una escena campestre y elegir diferentes tonalidades de verde para las plantas, pintar un pájaro en su nido o el humo saliendo de la chimenea es una señal de un mundo interior rico y equilibrado.

En cambio, un dibujo parco, carente de detalles es señal de una esfera de intereses reducida, un pobre conocimiento del entorno y falta de curiosidad en la vida cotidiana. En el caso contrario, un dibujo con demasiados detalles puede ser un indicador de rasgos obsesivos.

4. Personajes del dibujo

Los niños adoran dibujar personas, sobre todo a quienes les rodean. Es una excelente manera de desvelar cómo es su relación con esas personas. Por lo general, el primer personaje que dibuja es el más importante para él, ya sea porque es al que más quiere, con quien más identificado se siente o a quien más teme mientras que el último es al que menos importancia le confiere. Suprimir a una persona del dibujo puede ser una señal de conflictos con esa persona.

Al igual que el orden, también importa el tamaño. Dibujar a todas las personas del mismo tamaño es señal de una vida social equilibrada y sana mientras que pintar a unos personajes más grandes que a otros puede indicar problemas para relacionarse con unos u otros.

Dibujo

5. Elección de colores

Los colores son un indicador importante del estado de ánimo de un niño. Por ejemplo, la tendencia a usar colores como el azul o el verde revelan un mundo interior equilibrado mientras que utilizar colores como el rojo o el negro pueden ser una señal de alarma ya que son signos de impulsividad, tristeza o agresividad.

De la misma manera, puede ser preocupante el uso de uno o dos colores cuando el pequeño tiene a su disposición más opciones entre las cuales elegir. En este caso, puede ser una señal de apatía o falta de motivación.

Obviamente, también es importante tener en cuenta la actitud del niño mientras dibuja. ¿Está concentrado en el dibujo o se distrae con facilidad? ¿Está disfrutando la experiencia o se nota enfadado o frustrado? ¿Hace pausas para imaginar lo siguiente que pintará o lo dibuja todo de un plumazo? La inclinación natural hacia el dibujo es un indicador de capacidad de aprendizaje, a la vez que estimula la creatividad infantil. En cambio, forzar a los niños a que dibujen puede ser contraproducente, por tanto, si no tienen ganas de pintar, mejor dejarlo para otro momento.

Los problemas en el desarrollo infantil que pueden apreciarse a través del dibujo

Los dibujos infantiles no solo revelan signos de la personalidad infantil o su estado emocional, también pueden ser un indicador de problemas en el desarrollo más serios. Por ejemplo, los dibujos pobres que no tienen demasiados detalles o la precisión que se espera para la edad o que se repiten continuamente sin introducir cambios significativos puede ser un signo de discapacidad intelectual.

Asimismo, un dibujo desorganizado, con figuras distorsionadas o que ocupen todo el espacio del papel puede revelar un déficit de atención mientras que una pintura con predominio de colores como el marrón, el gris o el negro en la que las personas tengan expresiones neutra o triste y los brazos pegados al cuerpo puede ser una señal de depresión. Por su parte, la presencia de figuras u objetos de manera invertida y un trazo irregular con formas distorsionadas puede ser un indicador de lateralidad cruzada.

Obviamente, los detalles que revelan los dibujos infantiles son interpretaciones generales que no tienen que indicar necesariamente que existe un problema. Para descubrir los secretos que desvela un dibujo infantil es importante analizarlo dentro del contexto en el que vive el niño ya que lo que en unos casos puede ser una señal de alerta en otros puede explicarse por las experiencias de su entorno.

Un comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios