Enseña a tus hijos que lo más importante no se paga con dinero

Lo más importante no se paga con dinero

Vivimos en un mundo materialista donde parece que todo tiene un precio. Pero la realidad, es que lo que realmente es importante en nuestra vida, no se puede pagar con dinero. Lo que realmente hace feliz a las personas no tiene valor material y esto es muy importante que los niños lo aprendan desde edades muy tempranas. Un juguete es tan solo eso, un juguete, en cambio el amor entre las personas, eso, tiene un valor incalculable y que por supuesto, nunca se podrá valorar con dinero.

Si piensas que realmente el dinero sí que da la felicidad, entonces es probable que seas de las personas que harían cualquier cosa por dinero. Es difícil no pensar así en una sociedad dominada por el consumismo y las compras compulsivas. Pero el problema está cuando a los niños les transmitimos este valor.

El dinero no lo compra todo

Los niños ven lo que hacen los adultos y es que cada padre y madre será el mayor ejemplo para sus hijos. Los niños aprenden de lo que los adultos hacen más de lo que dicen. Si le dices a tu hijo que el dinero no da la felicidad pero después le demuestras que lo que más te importa es el dinero, entonces sentirá una incoherencia en tu forma de actuar y pensar, algo que a él, le hará tener inseguridad emocional.

Los niños aprenden que el tiempo es dinero, puesto que si los padres no están en casa es porque están ganándolo para poder pagar todas las facturas. En esta sociedad hace falta tenerlo. Esto es cierto, y también está bien que los niños aprendan el sacrificio que significa el ganar dinero, dándole el valor adecuado que le toca. Pero lo que importa es que el valor que le den al dinero no sea mayor que el que le den a las relaciones humanas.

El tiempo juntos no se paga con dinero

Es posible que debas pasar varias horas al día fuera de casa durante casi toda la semana, esto puede hacer que te sientas culpable cuando no pasas el tiempo suficiente con tus hijos. No debes obsesionarte demasiado con esto, lo que importa es que el tiempo que estéis juntos sea tiempo de calidad, que realmente os una, que os haga felices, que os sintáis bien.

El tiempo juntos no se paga con dinero

Pero ojo con la culpabilidad. Hay padres o madres que cuando no tienen tiempo suficiente para dedicarles a los hijos, quieren ‘comprar’ de algún modo ese sentimiento de vacío que los niños tienen cuando no están con sus padres. En estos casos, puede que les compren algún regalo, pero esta no es la solución. Ese tiempo no se compra con nada, por lo que los regalos materiales nunca serán una buena opción. En cambio, si te centras en qué regalos emocionales le puedes hacer, entonces eso sí será una decisión acertada. Por ejemplo si llegas tarde un día del trabajo, cántale una canción antes de que se meta en la cama, id al día siguiente al parque juntos o planead un fin de semana chulo en familia.

Los momentos compartidos son los que realmente llenarán el corazón de tus hijos y cuando sean mayores podrán mirar hacia atrás y sentir ese cosquilleo especial en el estómago, que solo los buenos recuerdos nos hacen sentir.

Las relaciones humanas hay que cuidarlas

A las personas que queremos y nos hacen sentir bien hay que cuidarles y sobre todo, regalarles nuestro tiempo. El tiempo de una persona es el regalo más importante que se le puede hacer a alguien que queremos, porque el tiempo regalado no se paga con dinero y además, es lo que realmente une a las personas.

El tiempo tiene que estar lleno de amor, debemos preocuparnos por cómo están las personas que queremos, decir en palabras y demostrar con hechos el amor que sentimos hacia las personas que tenemos a nuestro alrededor. Y esto, es lo que hay que enseñar a los niños, desde edades muy tempranas.

Deja un comentario sobre “Enseña a tus hijos que lo más importante no se paga con dinero”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios