Fomentar la amistad en los niños para ayudarles a ser mejores adultos

Fomentar amistad niños

La mayoría de los niños suelen ser sociables por naturaleza. Les gusta conversar con los desconocidos y crear nuevos vínculos con las personas que los rodean. Sin embargo, a medida que crecen van perdiendo esa naturalidad bajo el influjo de las normas sociales, los miedos y las creencias que les transmitimos los adultos. Sin embargo, contar con buenas habilidades sociales que les permitan hacer nuevos amigos y reforzar la relación con los que ya tienen es uno de los mejores regalos que puedes hacerles a tus hijos.

¿Por qué es importante fomentar el valor de la amistad en los niños?

Los amigos son una parte fundamental en la vida de los niños. No solo son vitales para su socialización e integración al grupo, sino que les ayudan a desarrollarse emocional y psicológicamente. A través de la interacción con los amigos, los niños aprenden nuevas formas de hacer, comunicarse y cooperar, a la vez que incorporan otras maneras de solucionar problemas y enfrentarse a situaciones que ponen a prueba sus habilidades. Es mediante esta interacción con la que también aprenden a seguir las normas de la sociedad, sopesar alternativas y tomar decisiones en su día a día.

Los amigos también ayudan a los niños a descubrir quiénes son y a identificar sus cualidades y defectos. Además, son fundamentales en la consolidación de la autoestima infantil, a la vez que contribuyen a que ganen confianza y seguridad. Sin embargo, quizá lo más importante es que contar con una red de amigos puede convertirse en una fuente de apoyo vital para los niños cuando tienen que afrontar momentos difíciles o períodos de transición, como puede ser la muerte de alguien querido, el cambio de una escuela o el inicio de la adolescencia. En estas circunstancias, los amigos no solo son una fuente de diversión y ocio sino también un hombro en el que apoyarse.

5 claves para sembrar la semilla de la amistad en los niños

Uno de los regalos más importantes que puedes hacerles a tus hijos es fomentar en ellos el valor de la amistad desde una edad temprana. Una manera de ayudarles a crear una red de apoyo lo suficientemente sólida que pueda sostenerles cuando tú no estés a su lado. He aquí algunas claves prácticas que pueden ayudarte.

1. Habla con los niños sobre la amistad

No hay mejor manera de enseñar a los niños a valorar la amistad que hablando abiertamente sobre el tema. Explícales por qué es importante la amistad para ti y qué lugar ocupan los amigos en tu vida. Cuéntales cómo se conocieron y algunos momentos felices que hayan pasado juntos, pero también háblales sobre las ocasiones difíciles en las que han estado a tu lado apoyándote. Eso sí, utiliza un lenguaje sencillo y adaptado a su edad para asegurarte de que te entiendan bien.

2. Propicia que pase tiempo con sus amigos

Una forma sencilla de fomentar la amistad en los niños desde una edad temprana consiste en invitar a sus amigos a casa u organizar un plan junto, como ir al parque, al cine o salir a montar en bici. La idea es que los pequeños puedan relacionarse con sus amigos en otros ámbitos diferentes al colegio para que puedan estrechar lazos y crear bonitos recuerdos juntos.

3. Convierte a las películas y los cuentos en tus aliados

Las películas y los cuentos infantiles sobre la amistad pueden convertirse en un recurso poderoso para explicarles a los niños la importancia de los amigos en sus vidas. Además, pueden ser una excusa perfecta para disfrutar de un tiempo de calidad en familia ya sea en una tarde de película con palomitas o leyendo una historia antes de dormir. Existen diferentes historias que puedes elegir, desde libros como “Un amigo como tú” de Andrea Schomburg y Barbara Röttgen y “Amigos” de Michael Foreman o películas como “E.T. El extraterrestre” o la saga de “Toy Story”.

4. Fomenta su interés por los juegos en grupo

El juego, sobre todo grupal, es un vehículo perfecto para animar a los niños a hacer nuevos amigos y fortalecer el vínculo con los que ya tiene. Por eso, siempre que sea posible motiva a los niños a participar en juegos grupales donde pueda conocer e interactuar con otros coetáneos. Por ejemplo, anímalos a que jueguen con otros niños al fútbol, al baloncesto o al escondite en el parque o, si lo prefieren, apostar por juegos de mesa o hacer un puzle juntos en casa.

5. Enseña con el ejemplo

La mejor manera de enseñar a los niños a valorar la amistad es con el ejemplo. Si eres sociable y te gusta pasar tiempo con los amigos, los niños crecerán viendo cuán importante es la amistad e intentarán imitar tu actitud. Por tanto, siempre que tengas la oportunidad invita a tus amigos a casa u organiza planes con ellos, sobre todo si tienen hijos contemporáneos con los tuyos pues será una oportunidad para que los niños puedan hacer nuevos amigos.

En cualquier caso, recuerda respetar las preferencias sociales de tus hijos. Hay niños que se sienten cómodos con muchos amigos mientras que otros prefieren tener un círculo de amistades más íntimo y ambas maneras son perfectamente válidas. De la misma manera, evita fomentar relaciones con las que tus hijos no se sienten cómodos.

hijo discapacidad amigos

¿A tu hijo con discapacidad le cuesta hacer amigos? Descubre cómo puedes ayudarle

Enseñar a los niños con discapacidad a hacer amigos a veces puede ser complicado para los padres. El hecho de que suelan tener un ritmo de aprendizaje diferente, menos habilidades sociales y que a veces les resulte más difícil comprender algunos conceptos puede hacer que se sientan marginados del resto de coetáneos y limitar su capacidad para interactuar con otras personas. Sin embargo, si no quieres que tus hijos se sientan aislados socialmente y pierdan la oportunidad de hacer buenos amigos, deberás fomentar la amistad desde una edad temprana. ¿Cómo?

1. No pongas límites excesivos

A veces los padres intentan sobreproteger a sus hijos con discapacidad limitando sus oportunidades para abrirse al mundo y explorar su entorno. Sin embargo, si en realidad quieres que tus hijos desarrollen habilidades sociales, se inserten de manera adecuada en la sociedad en la que viven y hagan amigos, entonces debes permitirles que participen en actividades y eventos donde podrán conocer a nuevos niños. De la misma manera, también deberías darles libertad para que se relacionen con otras personas y creen nuevos vínculos.

2. Habla abiertamente sobre sus dudas

Los niños a veces pueden ser muy crueles, por lo que es probable que en algún momento tus hijos con discapacidad se enfrenten a preguntas o comentarios incómodos a los que no saben cómo responder. En estos casos, hazles saber que estás ahí para ellos, dispuesto a escuchar lo que tienen que decir y a responder sus dudas. Una vez más, evita sobreprotegerles respondiendo con evasivas temas que antes o después tendrán que enfrentar. Háblales abiertamente sobre su discapacidad y explícales por qué son diferentes al resto, pero no te olvides de resaltar también sus cualidades.

3. Anímalos a conocer a otros niños

Muchos padres creen que los niños con discapacidad solo pueden tener amigos con su misma condición ya que sólo ellos serán capaces de comprenderles. Sin embargo, esto no siempre es así. Hay muchos niños sin discapacidad que están dispuestos a ser sus amigos y a darles una mano cuando más lo necesitan. Por tanto, no pongas límites a tus hijos con discapacidad, déjales que se relacionen con otros niños y que interactúen en diferentes contextos, a fin de cuentas, la amistad puede surgir donde menos uno la espera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios