Las madres somos la tribu más grande del mundo

madres somos tribu

Es posible que alguna vez cuando has visto en las noticias alguna desgracia que ha sufrido una madre como la pérdida de sus hijos, has sentido una pequeña parte de su dolor dentro de ti. Cuando has visto en las noticias las barbaries que cometen algunos monstruos a los niños, indefensos e inocentes… Lloras. Lloras porque sientes el dolor que han padecido y el dolor que sufren las madres a quienes han arrancado a sus hijos de su lado. Sientes todo eso no solo porque seas una persona empática, sino, porque todas las madres somos una tribu.

Las madres estamos conectadas

Sí. Todas las madres del mundo estamos conectadas por un pequeño hilo invisible que nos hace sentir una pequeña parte del padecimiento de otras madres o de sus hijos. Somos la tribu más grande del mundo y tenemos que comenzar a ser conscientes de ello… Porque aún, estamos cegadas ante el individualismo del mundo y se nos olvida cómo las madres debemos unirnos.

Una mujer en cuanto se convierte en madre, comienza a entender casi por arte de magia las decisiones y actuaciones de su madre en toda la crianza. Se agradece todo el padecimiento que supone no solo el embarazo y el parto, sino también todo lo que viene después. Porque una madre es madre toda la vida, y su corazón ya no le pertenecerá jamás.

Las sonrisas de sus hijos serán sus sonrisas, la felicidad y logros de sus hijos los sentirá como propios, y si sus hijos sufren… una madre sufre lo insufrible. Y si desgraciadamente sus hijos vuelan hasta el cielo, una madre, no se recupera jamás de ese duro y antinatural golpe.

tribu madres

Debemos actuar como una tribu

Las madres somos la tribu más grande del mundo y debemos actuar como tal. Debemos unirnos, apoyarnos, saber que nos tenemos las unas a las otras aunque no nos conozcamos. Saber que si necesitamos ayuda hay otras muchas madres en el mundo dispuestas a echarte una mano amiga. Las redes sociales pueden ayudarnos en esto… Pero intentemos que además de tribu, también evitemos criticar y ser juzgadas.

Porque sí, en esta sociedad se lleva mucho eso de criticar y juzgar a otras personas solo porque no piensen como lo hace uno mismo. Porque vistan diferente o porque su forma de criar a los hijos no sea como la tuya. Eso no está bien. ¿Qué pasa si una madre no quiere amamantar a su bebé y tú llevas luchando con la lactancia varios meses? No pasa nada, cada una toma sus propias decisiones y deben respetarse.

Podemos aconsejarnos, podemos orientarnos, pero nunca juzgarnos y mucho menos criticarnos. Esto nos hace perder fuerza como tribu, nos hace perder el propio valor… Y como madres, somos el ser más fuerte que existe, ¿quién se atreve a negar esto? Una madre haría cualquier cosa por sus hijos; pasar sueño, funcionar sin energías, estar enferma y atender a los hijos y trabajar al mismo tiempo… lo que haga falta por el bien de sus hijos.

Las madres somos una tribu sin jefe… Los jefes reales son nuestros hijos. Ellos son los que dan el sentido a nuestras vidas. Las madres sabemos que somos capaces de cualquier cosa por ellos, porque estén bien, para que crezcan felices. Por eso, como madres, debemos unirnos, compartir nuestros conocimientos y experiencias… y disfrutar de saber que, nos tenemos y creamos fuerza entre nosotras.

Deja un comentario sobre “Las madres somos la tribu más grande del mundo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios