Enseña a los niños a memorizar con la técnica del Palacio de la Memoria

Palacio de la Memoria

¿A tu hijo le resulta difícil recordar el contenido de las materias? Quizá se debe a que no aplica un método de memorización eficaz que le permita fijar la información y acceder a ella con facilidad. Si es así, existen diversas estrategias para memorizar que los niños pueden poner en práctica, como la técnica del Palacio de la Memoria, uno de los métodos mnemotécnicos más eficaces para recordar.

¿En qué consiste el Palacio de la Memoria?

La técnica del Palacio de la Memoria es un método de memorización que se basa en la visualización y las asociaciones. Básicamente, se trata de una modalidad del método de loci en la que se relaciona la información a memorizar con objetos y espacios que se dominan a la perfección para mejorar su accesibilidad. Su principal objetivo consiste en despertar la emocionalidad creando asociaciones con imágenes absurdas o ridículas.

La esencia de la técnica consiste en recrear mentalmente un palacio, casa o cualquier espacio similar, dotado de diferentes habitaciones que albergarán una imagen relacionada con la información que se quiere recordar. Cuanto más atrevidas o disparatadas sean las imágenes, más difíciles de olvidar serán. La idea es asociar las imágenes relacionadas con la información que se quiere memorizar con las habitaciones u objetos específicos del palacio, como por ejemplo, los muebles del salón o los juguetes del cuarto de juegos.

¿Qué beneficios aporta la técnica del Palacio de la Memoria?

La técnica del Palacio de la Memoria no solo es un ejercicio excelente para memorizar información, sino que además ayuda a organizarla y le confiere un orden específico para acceder a ella de una manera clara y organizada. Esto la convierte en un buen recurso para memorizar tanto conceptos claves de un discurso como reglas gramáticas, fórmulas o largas listas. Además, ayuda a entrenar la memoria, según reveló un estudio realizado en el Centro Médico de la Universidad de Radboud.

Según estos investigadores, el uso de técnicas mnemotécnicas ayuda a establecer nuevas conexiones neuronales, a la vez que fortalece las ya existentes. Esto gracias a que reorganizan la red funcional del cerebro con el objetivo de aumentar el rendimiento de la memoria. De hecho, en los resultados de su estudio, en el que analizaron el efecto en el cerebro de un entrenamiento con técnicas mnemotécnicas en 23 atletas de la memoria encontraron mejoras en este proceso cognitivo hasta 4 meses después del entrenamiento.

Asimismo, otra investigación realizada en el Instituto de Ciencias de la Salud Rawal encontró que la técnica del Palacio de la Memoria también mejora la comprensión y facilita el aprendizaje. Para ello dividieron a estudiantes en dos grupos: a ambos se les impartieron conferencias didácticas, a un grupo se les motivó a ser autodidactas de su aprendizaje y al otro a utilizar el método loci, muy similar a la técnica del Palacio de la Memoria. Al evaluar los conocimientos adquiridos, el grupo que utilizó el método loci mostró un rendimiento significativamente mejor en las evaluaciones que el otro grupo.

¿Cómo aplicar la técnica del Palacio de la Memoria?

La técnica del Palacio de la Memoria es muy sencilla, pero es probable que al inicio a los niños les resulte complicado aplicarla, al menos hasta que la dominen y empiecen a utilizarla de manera automática. Una buena estrategia para que aprendan a aplicarla consiste en explicarles la técnica paso por paso.

1. Visualizar el modelo de palacio

Debe ser un espacio o lugar que conozcan muy bien, como la casa, su armario o el camino diario al colegio. Mientras más grande sea el sitio, más información podrán guardar. No obstante, lo más importante es que logren visualizarlo en su mente sin tener que verlo en la realidad para recordar cada detalle.

2. Recorrer el palacio para definir una ruta

En la técnica del Palacio de la Memoria es importante contar con una ruta que recorra todo el espacio, en lugar de visualizar un lugar fijo. Esto no solo les permitirá guardar más información sino que además, establecerá un orden lógico. Para facilitarles el trabajo a los niños puedes preguntarles por qué puerta entrarían, a qué habitación accederían primero, a cuál después y dónde terminaría su recorrido.

Técnica Palacio de la Memoria

3. Identificar los lugares específicos donde se guardará la información

Pídeles a los niños que piensen con exactitud dónde piensan guardar la información en el palacio. Obviamente, para ello deben tener claro qué información quieren almacenar para luego, identificar la misma cantidad de lugares. Eso sí, cada sitio debe ser único para evitar confusiones innecesarias. Si se trata de un espacio determinado como la casa, se puede dividir la información en habitaciones y luego asociarla a objetos más pequeños como unos juguetes o muebles.

4. Dibujar el palacio para consolidar su recuerdo

Una estrategia muy útil para que los niños puedan visualizar su palacio sin olvidar ningún detalle consiste en dibujarlo. Para ello, dales una hoja y pídeles que dibujen el palacio y que marquen los puntos de referencia que han elegido. Es importante representar los puntos con la mayor cantidad posible de detalles, haciendo uso de colores, tamaños o representaciones ridículas, lo cual ayudará a recordarlos en el futuro. Una vez listo, pídeles que comparen la imagen mental que tienen con la que han dibujado.

5. Distribuir la información en pequeñas partes por todo el palacio

En este punto, ya es momento de colocar la información en cada espacio del palacio. Para ello, los niños deberán recorrer su ruta e ir dejando la información a lo largo del camino. Es importante no colocar demasiado contenido en un solo punto, pues de lo contrario podrían abrumarse cuando intenten recordarlo. En caso de querer mantener elementos separados unos de otros, deben dejarlos en lugares muy distintos para no confundirlos.

6. Recurrir a imágenes sencillas pero llamativas como símbolos

Utilizar imágenes sencillas, pero que resulten atrevidas o disparatadas simplificará la información que los niños quieren guardar y serán más fáciles de recordar. Lo ideal es que se trate de imágenes relacionadas con el contenido a almacenar ya que de esta manera se podrá relacionar rápidamente al intentar recuperar la información. No se recomienda el uso de símbolos abstractos ya que son más difíciles de identificar.

7. Agregar elementos con carácter emocional

La mayoría de las personas suele recordar con más detalle la información asociada a una emoción. Por eso, incluir elementos de carácter afectivo en el Palacio de la Memoria es un excelente recurso para fijar mejor la información. Para ello, recomiéndales a los peques que utilicen contenido emocional para reforzar sus recuerdos, como por ejemplo, incluir a su mejor amigo/a sosteniéndole un cartel con la frase a recordar o su taza de desayuno preferida para representar un contenido.

Para ganar soltura y habilidad con la técnica, se recomienda que los niños recorran su palacio al menos 15 minutos cada día hasta que hayan consolidado la información. Crear nuevos palacios para otros temas y con información diferente también ayuda a dominar la técnica, así como complementar el ejercicio con otros recursos mnemotécnicos como canciones o rimas para reforzar su efectividad.

Referencias
  • Dresler, M. et. Al. (2017) Mnemonic training reshapes brain networks to support superior memory. Neuron; 93(5): 1227-1235.
  • Qureshi, A. et. Al. (2014) The method of loci as a mnemonic device to facilitate learning in endocrinology leads to improvement in student performance as measured by assessments. Advances in Physiology Education; 38(2): 140–144.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios