De 3 a 6 años, edad clave para establecer límites a los hijos

Límites en niños de 3 a 6 años

Establecer límites a los hijos en edades comprendidas entre los 3 y los 6 años, es enseñarles no solo a obedecer, sino también a que entiendan que hay cosas que están permitidas y otras que no son tolerables. Establecer normas básicas y enseñar obediencia temprana es importante para la familia.

Los padres generalmente pueden comenzar tan pronto como su hijo comprenda la palabra “no”; normalmente antes de un año. El momento ideal para comenzar puede ser cuando el hijo comienza a gatear y puede alcanzar las cosas más fácilmente.

Cuando la crianza de los hijos comienza temprano no solo es más fácil para ti, también para ellos. Hoy nos queremos centrar en las edades entre los 3 y los 6 años, ya que establecer límites puede ser algo más complicado puesto que intentan demostrar que ellos “también saben hacer las cosas” de otro modo al que tú quieres que se hagan… Aunque claro, sin tener el entendimiento suficiente para poder hacerlas bien.

Entre los 3 y los 6 años

A esta edad es cuando los padres comienzan a encontrarse con más problemas para establecer normas y que sus hijos las cumplan. Hasta los tres años los niños suelen ser más “dóciles” pero es a partir de entonces cuando la cosa se complica, incluso pasados los “terribles dos años”. Los cambios evolutivos que experimentan hacen que los padres no paren de encontrarse obstáculos en su educación.

Es ahora, más importante que nunca establecer límites a los niños para que comiencen a ser niños más obedientes, pero siempre respetándoles como personas y sobre todo, sin utilizar el miedo o la autoridad tóxica en las estrategias educativas. Desde el cariño se puede conseguir, solo debes tener la paciencia suficiente para crear buenos resultados, no solo a corto, sino también a largo plazo.

Hacer caso a mamá y a papá

Con tres años los niños ya tienen desarrollado prácticamente el lenguaje y saben explicar lo que sienten. Se enfrentan más a los adultos y las rabietas son más fuertes. Al mismo tiempo muestran más autonomía y comprenden mejor su entorno, así como las normas sociales para una buena convivencia. Las rutinas y los hábitos siguen siendo importantes, pero ahora también aparecen las normas y los límites en casa y en el ámbito social con mayor asiduidad.

Normas para niños de 3 a 6 años

A esta edad los niños comienzan a ser más sociales con otros niños por lo que las normas sociales empiezan a tener una gran importancia en la educación (no gritar en sitios públicos, no pegar a los demás, no correr en lugares no apropiados para ello, no levantarse de la mesa mientras se come, jugar con los hermanos con tranquilidad, etc.).

Consecuencias y refuerzo positivo

Por supuesto, justo con el establecimiento de normas aparecen las consecuencias cuando no se cumplen las normas y también el refuerzo positivo cuando sí se cumplen. Los niños aprenden que no hacer caso significa tener un resultado negativo (consecuencia) y hacerlo, un refuerzo positivo (reconocimiento de los padres).

Pero antes de comenzar debes tener en cuenta algo muy importante: tienes que enseñar a tu hijo las normas establecidas y asegurarte de que las ha entendido. Después, otro aspecto necesario a recordar es que tienes que ser coherente, congruente y constante, esto significa que tienes que cumplir las normas y las consecuencias, si no lo haces, no tendrán efecto y no servirán para nada. Solo haciendo las cosas bien tus hijos podrán interiorizar las normas.

Sé firme pero flexible a la vez, coherente con las normas y las consecuencias y sobre todo, debes ser el mejor ejemplo para seguir de tus hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios