5 claves para poner normas y límites a los niños de 2 años

Normas y límites en niños de 2 años

Muchos padres consideran que a los dos años aún es demasiado temprano para poner normas y reglas al niño. Sin embargo, a esta edad el pequeño empieza a descubrir su entorno y gana en autonomía, de manera que necesita contar con determinados límites que le ayuden a adaptarse al mundo que le rodea. Las normas también le ayudarán a desarrollar el autocontrol y la tolerancia a la frustración, a la vez que fomentarán una mayor seguridad y autoestima.

Obviamente, tampoco se trata de imponer reglas y límites demasiados restrictivos que coarten su libertad y le impidan descubrir su entorno. La clave radica en establecer determinados límites que le enseñen al niño lo que puede o no hacer, pero que a la vez le brinden cierto grado de libertad para tomar sus propias decisiones.

¿Cómo establecer límites a niños de 2 años sin coartar su libertad?

1. Pocos límites, pero claros

La clave para poner normas a un niño de dos años consiste en establecer pocos límites pero que estos sean muy claros y específicos ya que es importante que el pequeño comprenda qué se espera exactamente de él. Lo ideal es que en el momento de establecer un límite se lo expliques usando un lenguaje sencillo y adaptado a su edad para que pueda entenderlo. Por ejemplo, en vez de decirle: “Si bajas la escalera solo puedes caerte”, puedes decir: “No bajes la escalera solo, porque puedes caerte y lastimarte”.

2. Normas firmes y coherentes

Para que un niño de 2 años cumpla los límites es importante que estos sean firmes y coherentes, es decir que se implementen siempre, sin excepciones. De lo contrario, el niño podría confundirse y no saber cuándo tiene que seguir las normas y cuándo no. La falta de firmeza y coherencia en la implementación de los límites puede conducir incluso a que el pequeño intente medir fuerzas o manipular a sus padres cuando no quiere seguir las reglas. Para evitarlo, es fundamental que una vez establezcas un límite, lo cumplas siempre, así se convertirá en parte de la rutina infantil y el niño lo asumirá como un comportamiento natural.

Educación niño 2 años

3. Reglas solo para el comportamiento

Una de las formas de coartar la espontaneidad y libertad de un niño consiste en imponerle normas que limiten sus emociones e ideas. Reglas como: “No hables delante de los invitados” o “No llores en la calle” pueden hacer que el niño se sienta cohibido a expresar lo que siente o piensa, lo cual terminará convirtiéndolo en un pequeño reprimido y frustrado. Para evitar que esto ocurra es fundamental que enfoques las normas y límites únicamente al comportamiento del niño.

4. Límites en positivo

Una de las estrategias más efectivas para ponerle límites a un niño consiste en hacerlo utilizando un lenguaje positivo, en vez de impositivo. Por ejemplo, en vez de decir: “Recoge ahora tus juguetes” puedes decirle: “¿Podrías recoger ahora tus juguetes?” De esta manera, el pequeño no interpretará las normas como una imposición y por tanto, estará más dispuesto a cumplirlas. A la larga, esto también repercutirá en la autoconfianza y autoestima del niño ya que no sentirá coartada su libertad.

5. Varias opciones a la mano

Es importante que el niño entienda los límites como una oportunidad para adaptarse a su entorno y no como un castigo o una forma de reprimir su espontaneidad. Esto no solo le ayudará a cumplirlos sino que también hará que pasen a formar parte de su vida diaria. Una buena estrategia para logarlo, sobre todo cuando no quiere cumplir las normas, consiste en ofrecerle varias opciones para que piense que tiene el control de la situación. Por ejemplo, si es hora de ir a la cama, pero el niño se resiste, puedes decirle: “Vas a la cama solo o vamos juntos para leer un libro”.

Deja un comentario sobre “5 claves para poner normas y límites a los niños de 2 años”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios