La felicidad escondida en el desorden del hogar

felicidad desorden hogar

No, no queremos decir que tienes vía libre para tener un hogar insalubre donde la higiene brille por su ausencia porque prefieras centrarte en otras cosas. Tampoco queremos decir que las sábanas de tu hogar estén sin cambiar o los platos sin fregar… Porque todo eso no es desorden, eso sería insalubridad, aunque en ocasiones todo eso puede esperar un tiempo para disfrutar antes.

En el estrés en el que vivimos diariamente, es posible que cuando llegues a casa de trabajar te sientas agotado/a de ver todo lo que queda por hacer… Aunque en realidad, sabes que si te pones a limpiar tus hijos quedarán desatendidos emocionalmente y no podrán disfrutar de todo lo que deberían.

La organización es la clave

Si quieres que tu hogar esté en buenas condiciones y que además te sobre tiempo para poder estar con tus hijos, la organización es la clave. Las rutinas son importantes dentro de tu organización y la facilidad para guardar las cosas también. No siempre tendrás todos los juguetes por el medio, pero sí puedes tener cajas de juguetes en el salón para enseñar a tus hijos a recogerlos contigo cuando la sesión de juego haya acabado.

También es importante que los niños sepan que tener la casa limpia es necesario, pero que no eres un/a obsesionado/a de la limpieza que prefiere estar limpiando a pasar tiempo con ellos. Tus hijos van primero y lo demás puede esperar.

Todo lo demás puede esperar

Así es, hay veces que todo lo demás puede esperar porque la vida son prioridades. Prioridades que se convierten en tus decisiones. Aunque es más fácil de lo que parece, solo tienes que mirar a tus hijos a los ojos y sabes qué es realmente importante en ese instante. Ellos lo saben, saben que quieren estar contigo y pasar el rato a tu lado. Que juegues con ellos, que os riáis y que lo demás, puede esperar.

felicidad tiempo hijos

No hace falta que friegues los platos 5 veces por día, quizá 2 sea más que suficiente. Barrer después de comer está bien, pero fregar el suelo, ¿tiene que ser todos los días? No es necesario. Quizá te hayas dado cuenta de que hay algunas motas de polvo en tus muebles, pero en realidad… el sábado por la mañana puede ser un buen momento para limpiarlo mientras los niños duermen.

Consiste en priorizar lo que realmente importa y que disfrutes de tus hijos en tu hogar. Porque ordenar puedes hacerlo un poquito cada día para que tu hogar esté bien, pero limpiar a fondo… eso no es necesario hacerlo casi cada día, y lo que sí es importante es reír al lado de tus hijos.

La felicidad escondida…

La felicidad reside escondida en esos juguetes que están por el suelo, porque eso significa que habéis estado jugando. También está oculta en el dormitorio de tus hijos, cuando está todo por medio, porque eso significa que han estado utilizando su creatividad y su imaginación para jugar ellos mismos.

Los juguetes se pueden recoger en cualquier momento, pero el tiempo que pasa, ese ya no vuelve. Así que disfruta del momento al lado de tus hijos y deja de preocuparte tanto de si hay un juguete en mitad del salón o si hay polvo en las estanterías. Ya se limpiará en un ratito dentro de tu organización (flexible), pero disfruta AHORA del momento con tus hijos.

A medida que el tiempo pase tus hijos no recordarán si la casa tenía más o menos polvo en los estantes… Pero sí que recordarán si pasabas tiempo a su lado o no, y lo que eso les hacía sentir en lo más profundo de su corazón.

Deja un comentario sobre “La felicidad escondida en el desorden del hogar”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios