Tus hijos NO te dejan hacer nada…

Los hijos no dejan hacer nada

Antes de ser madre o padre, saboreamos la vida de manera diferente… ignorantes de que después, una vez que la maternidad o la paternidad empieza, la vida nada tiene que ver con antes de serlo. Parece que cuando una vida comienza otra se acaba, pero nada más lejos de la realidad. Simplemente son dos mundos diferentes pero que pueden combinarse a la perfección.

A continuación queremos darte algunos consejos sobre qué hacer si tus hijos NO te dejan hacer nada…

Antes de ser mamá

Antes de ser mamá: viaja, sal con tus amigas y amigos, disfruta, descansa, duerme… porque luego tus hijos no te dejarán hacer nada. ¿Sabes por qué? Porque si tienes hijos…

  • No te dejarán dormir
  • No te dejarán descansar
  • Habrán días que no escucharás ni tus pensamientos
  • Bañarte tranquila será un sueño
  • No podrás comer despacio, ¡y tendrás suerte si puedes comer con las dos manos!
  • Hablar por teléfono será muy estresante
  • Probarte ropa en una tienda será un deporte extremo y de riesgo
  • Viajar será toda una prueba de superación personal
  • Nunca volverás a ir al baño sola

Los hijos no te dejan hacer nada

En realidad, es cierto que los hijos no te dejan hacer nada, pero tampoco te dejarán:

  • No te dejan estar triste
  • No te dejan perder el tiempo
  • No te dejan retroceder ni para coger impulso
  • No te permiten que te rindas
  • No te dejan dar menos del máximo en tu día a día
  • No te permiten decir “no puedo”
  • No te dejan ser cobarde
  • No te dejan de enseñar
  • No te dejan de inspirar
  • No te dejan hundirte
  • No te dejan que te rindas
  • No dejan de hacerte reír cada día…
Cuando tienes hijos

… ¡porque tus hijos son tus maestros de vida! Ellos te enseñarán cada día el valor de las cosas. Mirar la vida a través de los ojos de un niño, es disfrutarla realmente. Ellos te ayudan a que tu alma esté alimentada y nutrida de lo que realmente se necesita para ser feliz: amor propio y amor incondicional.

Y es verdad, tus hijos no te dejan hacer nada… ¡nada que no te permita ser mejor persona en todos los sentidos! No te dejan hacer NADA que no sea para ser más feliz. Tus hijos son y serán siempre… tu felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios