Para ti, que amas a tu hijos como si fuesen tuyos

Padastro

Para todos aquellos padrastros que quieren a los hijos como si fuesen suyos, gracias. Gracias por estar a la altura de las circunstancias y por mostrar al mundo que el amor de padre no solo corre por las venas ni por la genética. El amor de padre es un amor que se siente, que se refuerza con los días, que manda en el corazón y que no se puede cambiar por nada.

Los padres que aman a sus hijos aunque biológicamente no sean suyos, saben qué es amar de verdad por decisión y jamás por obligación… porque cuando se siente el amor de un padre, en algunas ocasiones, nada tiene que ver la sangre que corre por las venas, familia es la que se construye con amor y esfuerzo.

Personas que se quedan en nuestro corazón para siempre

Un padrastro, antes de conocer el amor de ser el padre no biológico de sus hijos, ha vivido situaciones que quizá le hicieron alejarse de personas que anteriormente le dañaron. Puede que haya sufrido la pérdida de personas que amó, pero después, encontró a personas que ocuparon ese lugar en su corazón y que además, superaron las expectativas con creces.

Es cierto que sus hijos no llevan su sangre, pero esos niños que le llaman “papá” son la razón de su existir. Este padre no dudará ni un segundo en pelear por sus hijos siempre que haga falta porque son sin dudarlo, los seres que más quiere en el mundo. El vínculo afectivo que ha creado con sus hijastros es inquebrantable.

Amor por siempre

No te pienses que es un amor pasajero, o que cuando los niños crezcan se desvanecerá… ¡ni mucho menos! Es un amor profundo, de esos que duran para toda la vida. Este padrastro se siente orgulloso de formar parte de la familia que ha creado, con su pareja y sus hijastros. Les quiere tanto que si tuviera que dar marcha atrás, haría una y otra vez lo mismo para que su vida sea como es ahora.

Este papá no es un papá cualquiera. Es el papá que cuida de sus hijos toda la noche cuando enferman para que mamá descanse. Es el padre que aunque trabaje muchas horas, cuando llega a casa siempre tiene tiempo para su familia. Sabe que para él, el mejor trabajo del mundo es ser padre y no quiere pensar en otras realidades, porque a él le gusta la realidad que tiene hoy, a pesar de las posibles dificultades que pueda enfrentar a nivel económico o emocional en ocasiones.

Padre no biologico

El hombre más grande de todos

Sí, ese padre que ama a sus hijos aunque no sean suyos, que aunque sea padrastro le llaman “papá”, es de los hombres más grandes del mundo. Ama sin medida, cuida de sus hijos, hace la comida y limpia la casa. No encuentra diferencia entre las tareas domésticas, la educación y el trabajo porque sabe que su papel no es ser mejor que nadie, sino ser uno más.

Estos papás llenan el corazón de amor en sus hijos, les protegen cuando tienen que hacerlo y les acompañan en el camino de la vida. No hay sentimientos negativos en los hijos aunque no tengan cerca a su padre biológico porque han tenido un padrastro que han amado con todo su corazón, que les ha llenado de orgullo y que se quedó a su lado por voluntad, porque realmente les amaba con toda su alma.

Si eres un hombre que se convirtió en padre por decisión y que te quedaste al lado de esa pareja que tanto quieres y de sus hijos para poder escribir vuestra historia de la vida juntos… Gracias. Porque no siempre es la sangre la que llama, el amor es el que no tiene límites y forma vínculos inquebrantables cuando menos nos lo esperamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios