Carta de tu bebé cuando se despierta por las noches

carta bebé

Quizá, cuando ya es la cuarta vez que te levantas una misma noche pienses que el cansancio que tendrás al día siguiente será descomunal. Y lo será. Pero tu bebé te necesita y requiere de tus cuidados. Es un ser indefenso que necesita que su madre esté cerca, y te aconsejamos que disfrutes de esta etapa, porque aunque la sientas eterna… en realidad pasa mucho más rápido de lo que te imaginas.

Debes tener muy en cuenta que tu bebé no llora para quitarte el sueño, ni tampoco lo hace para manipularte ni para que estés muy cansada. Si llora en mitad de la noche es porque te necesita, nada más que eso.

Carta de tu bebé

Como tu bebé no puede hablar, queremos decirte qué es lo que te querría decir tu bebé si pudiese hablar cada noche. Te lo vamos a relatar en modo de carta, porque así es como lo tienes que sentir: cercano.

Mamá,

Ayer por la noche me volví a despertar a cada hora porque necesitaba sentirte cerca. Me daba miedo en mitad de la oscuridad que no estuvieras, me daba pánico sentir que estabas lejos de mí, ¡con todo lo que yo te necesito! No quiero pedirte perdón por algo que no es culpa mía, pero sí quiero que sientas mis disculpas puesto que no es algo que haga con mala intención.

Sé que estás cansada, que necesitas dormir… pero yo soy un ser dependiente y este mundo es nuevo para mí. No sé nada de él y te necesito para que seas mi guía todo el tiempo, para que me cuides y me protejas.

Necesito sentirte piel con piel para estar seguro, es una necesidad que tengo, igual de importante que el que me cambies el pañal o me alimentes. Aún no entiendo que mi hogar es mi refugio, porque ahora mismo, mi hogar eres tú y mi refugio son tus brazos. La única manera de hacerte ver que no estoy bien o que tengo miedo es a través del llanto.

carta bebé despierta noche

Quizá te hayan dicho en algún momento que debería ser más independiente o que es mejor que me dejes llorar en mi cuna… que es bueno para mí. No le creas mamá, porque no saben lo que dicen. No estoy listo para que me dejes solo, ni tampoco tengo que llorar para que mis pulmones se agranden. Cuando lloro mucho me siento solo y tengo absoluto pánico a perderte, me siento abandonado y mis hormonas del estrés se disparan… realmente lo paso mal.

Lo más importante para mí y para que pueda crecer fuerte y sano, es que estés a mi lado. Que me atiendas siempre que lo necesito sin importar la hora que sea. Que si estás cansada o necesitas un baño, esté alguien para protegerme y cuidarme pero siempre cerca de ti… para volver a tus brazos en cuanto hayas recargado energías.

No sé calmarme por mí mismo, necesito tu calor humano para calmarme y saber que todo está bien. El único sonido en el mundo que me consuela y me llena de confort emocional es tu voz. Tu voz, para mí… es música celestial.

Por último, pero no menos importante, te quiero dar las gracias. Gracias por haberme llevado en tu vientre durante nueve meses, por haberme traído al mundo en medio de un gran dolor, y porque ahora, a pesar de tu cansancio… sigues cuidándome. No hay dinero en el mundo que eso pueda pagar a una madre. Gracias a ti creceré y me convertiré en una persona sana y fuerte.

Ahora mismo quizá te parezca algo lejano, pero esto pasará… Y me echarás de menos tan pequeñín y siempre necesitándote. Te quiero mamá, te quise antes de nacer y te querré el resto de mi vida más que a nadie en este mundo.

Tu bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios