A qué NO debes renunciar cuando te conviertes en madre

No renuncies a estas cosas por ser madre

Ser madre no significa que debas sacrificar toda tu persona en beneficio de tus hijos. De hecho, hacerlo, no les beneficia en absoluto. Tus hijos no necesitan una madre frustrada o resentida con el mundo porque no tiene tiempo para poder dedicarse a ella misma o porque ha olvidado qué significa ser mujer y se ha convertido en madre sacrificada. Cierto es que cuando una mujer se convierte en madre, lo es 24 horas los 365 días del año, pero esto no significa que debas renunciar a TODO lo que te hace sentir bien.

Por todo esto, hay ciertas cosas que no debes renunciar nunca para poder cuidar tu bienestar emocional, para que tu salud mental pueda estar en concordancia con tu felicidad y que además, tus hijos puedan disfrutar de un tiempo de calidad al lado de una madre feliz.

No renuncies a estas cosas por ser madre

A hacer cosas que te gustan

No hay una definición de lo que constituye un auto-cuidado sano sin descuidar a tu familia. Esto puede ser un almuerzo con tus amigas una vez al mes, ir al gimnasio dos veces por semana, leer cada noche los libros que más te apasionan… Lo ideal es que puedas tener una combinación de actividades que te hagan sentirte equilibrada feliz y sobre todo, plena.

Además, no tendrás que descuidar tu vida social ya que eso también cuenta como auto-cuidado. Cada padre y madre necesita una noche adulta por lo menos una vez a la semana, ya sea con amigos o con la pareja… Es necesario hacer que esto sea una parte de tu horario habitual (y programarlo para poder dejar a tus hijos bien atendidos).

Ser madre no significa que debas sacrificar toda tu persona en beneficio de tus hijos

Recuerda que la mayoría de cosas que son buenas para ti, son también buenas para tus hijos. Si te conviertes en una madre feliz, serás una madre más paciente. Además, está demostrado que para tus hijos lo más importante para su alegría y diversión es tu felicidad.

Sacar tiempo para ti… ¡y mantenerlo!

Quizá saques tiempo para ti un par de días y de repente empieces a caer en el error de dejarte en segundo plano. Mal. Lo importante es que saques tiempo para ti y que lo mantengas como una parte más de tu vida diaria, que se vuelva un hábito dentro de tu rutina. No renuncies a las cosas que te gusten hacer, que sea algo que puedas hacer habitualmente, por eso, deberás acostumbrarte a hacerlo con frecuencia y de forma constante.

Hacer planes con otras personas, ya sean amigos, tu pareja, tu entrenador personal puede asegurarte de que te sientes bien contigo misma y que además, no estás abandonando ni renunciando a hacer cosas que te gustan. Para conseguirlo necesitarás planificar tu vida con antelación y olvidarte de las improvisaciones, con hijos eso ya no funciona. Así podrás marcar el tiempo en tu calendario y priorizarlo tanto como tus citas médicas. Es necesario que determines cuánto será el tiempo que quieras pasar contigo misma durante la semana y después, realiza un plan para conseguirlo. Después comprométete para no cancelar esos planes que quieres hacer.

Debes estar motivada para tener en cuenta las cosas que no debes renunciar cuando te conviertes en madre, porque es esencial que lo hagas para que puedas trabajar tu salud emocional. Tú eres lo más importante para tu familia, tus hijos necesitan ver que eres feliz, que sonríes y que también sabes cuidarte a ti misma sin desatenderles a ellos en ningún momento. Deja la culpa a un lado porque la culpa solo te hará sentir mal e infeliz… Además de que sacar un ratito para ti a la semana no te tiene que hacer sentir mal.

Deja un comentario sobre “A qué NO debes renunciar cuando te conviertes en madre”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!