Bronquiolitis en bebés: Todo lo que debes saber

Conoce las causas, síntomas y tratamiento de la bronquiolitis

Bronquiolitis bebes

La bronquiolitis es una de las enfermedades respiratorias más frecuentes en los niños menores de dos años, con una alta incidencia entre los tres y seis meses de edad. Esto se debe a que los bebés tienen un sistema respiratorio aún inmaduro, formado por vías respiratorias muy pequeñas que se obstruyen con facilidad, lo que los vuelve más vulnerables a padecer este tipo de enfermedades.

Básicamente, la bronquiolitis es una infección respiratoria que afecta los bronquiolos, las vías aéreas más pequeñas de los pulmones, lo cual provoca que se inflamen y se llenen de mucosidad, haciendo que resulte difícil respirar. Su causa de infección más frecuente es el virus sincitial respiratorio, también conocido como VSR, pero no es la única.

Las causas más frecuentes de la bronquiolitis en los bebés

Una investigación realizada por expertos del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz ha desvelado que el 78% de los casos de bronquiolitis aguda son provocados por el virus sincitial respiratorio. Sin embargo, otros virus como el adenovirus, la influenza y la parainfluenza, aunque con menos frecuencia, también pueden desencadenar la infección.

Por lo general, el virus se propaga a través del contacto directo del bebé con las secreciones de las mucosas de una persona que tenga la enfermedad. Esto puede suceder cuando otro niño o adulto con el virus tose o estornuda cerca del bebé o cuando este toca juguetes u otros objetos contaminados.

También se ha demostrado que existen algunos factores de riesgo que aumentan las probabilidades de que un bebé desarrolle una bronquiolitis como por ejemplo, ser prematuro, estar expuesto continuamente al humo del cigarrillo y vivir en condiciones de hacinamiento.

¿Es peligrosa la bronquiolitis?

Por lo general, la bronquiolitis en bebés cursa sin mayores complicaciones, sobre todo cuando los síntomas se detectan a tiempo. Sin embargo, también puede convertirse en una infección respiratoria muy peligrosa. Un estudio realizado por la Fundación Infant en conjunto con algunas universidades estadounidenses, desveló que el 57% de las muertes por infecciones respiratorias en los bebés están relacionadas con la bronquiolitis.

También se ha encontrado que padecer bronquiolitis aumenta el riesgo de desarrollar asma en la infancia. Se estima que entre el 40% y el 70% de los lactantes que han padecido bronquiolitis aguda desarrollan sibilancias o asma durante los 2 o 3 años posteriores. La explicación no está del todo clara, pero algunos científicos consideran que esto se debe a que después de una bronquiolitis, el organismo desarrolla una respuesta inmunoalérgica, que es la responsable de la aparición temprana de los síntomas del asma.

sintomas bronquiolitis bebe

¿Cómo reconocer una bronquiolitis en el bebé?

La mayoría de los casos de bronquiolitis comienzan como un simple resfriado. Los primeros síntomas empiezan a aparecer entre los 3 y 7 días posteriores a la infección con el virus, y al cabo de dos o tres días más se agudizan. Los síntomas pueden ir desde:

  • Tos
  • Mucosidad nasal
  • Fiebre, que va aumentando progresivamente
  • Fatiga y cansancio generalizado
  • Dificultad para respirar
  • Sibilancias
  • Falta de aliento
  • Ensanchamiento de las fosas nasales
  • Hundimiento del cuello y el tórax en cada respiración, más conocido como retracciones
  • Irritabilidad, asociada con los problemas para dormir y los signos de fatiga y cansancio
  • Cianosis, es decir, piel ligeramente azulada, como resultado de la imposibilidad de respirar bien

Tratamiento y pronóstico

Como regla general, la bronquiolitis no tiene un tratamiento específico ya que este se focaliza en aliviar los síntomas. Los fármacos más utilizados son el paracetamol y el ibuprofeno que se usan para bajar la fiebre y reducir el malestar general, aunque también suelen ser muy útiles los descongestionantes nasales o gotas de suero fisiológico para aliviar la congestión.

Además, se recomienda el uso de vaporizadores o humidificadores para mantener el aire de la casa húmedo. Esto porque se ha demostrado que la humedad del entorno ayuda a descongestionar las vías respiratorias del niño ya que fluidifica las mucosidades, lo cual facilita su eliminación. Otro detalle importante consiste en mantener al pequeño bien hidratado para facilitar la depuración del organismo y ayudarle además a despejar las vías respiratorias.

En la mayoría de los casos, la bronquiolitis evoluciona sin mayores complicaciones. Sin embargo, entre el 2 y el 5% de los niños, sobre todo menores de tres meses, necesitarán ingreso hospitalario para tratar los problemas respiratorios y evitar que progresen hacia una afección más severa.

Deja un comentario sobre “Bronquiolitis en bebés: Todo lo que debes saber”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!