Fábulas para niños

¿Por qué son tan importantes las fábulas infantiles?

Desde que el mundo es mundo, los padres les han contado historias a sus hijos. De hecho, hace siglos los cuentos orales eran la única manera para transmitir el conocimiento que se había acumulado a lo largo de varias generaciones. Ahora esta función la suple la escuela pero las fábulas y los cuentos infantiles continúan teniendo un papel importantísimo en la educación de los niños.

¿Qué son las fábulas?

Las fábulas son cuentos breves, generalmente sobre animales o cosas inanimadas a las que se les confieren características humanas. Se utilizan para hacer una crítica a los comportamientos y, a la misma vez, para transmitir determinadas enseñanzas y valores. Sus características principales son las que las convierten en una poderosa herramienta educativa:

  • Contenido sintético. El hecho de que se trate de un cuento corto en el que participan pocos personajes, hace que el niño pequeño, que normalmente no ha desarrollado mucho su capacidad atencional, preste atención a la historia y pueda recordarla.
  • Toda fábula contiene una moraleja, a veces implícita y otras veces explícita. Esa enseñanza es su principal valor, el mensaje que se le desea transmitir al niño y que le enseña una norma de conducta que es aceptada por la sociedad.
  • La mayoría de las fábulas sobresalen por su contenido imaginativo y por su riqueza narrativa, lo cual hace soñar al pequeño pero, a la misma vez, logra que sea memorable y captura su atención.
Fábulas infantiles

La primera fábula que se conoce en la historia

Se dice que en Mesopotamia, 2.000 años antes de nuestra era, ya se contaban fábulas. No obstante, la primera fábula que llegó hasta nuestros días es obra de Hesíodo, un poeta de la Antigua Grecia, y se encuentra en “Los trabajos y los días”. Esta fábula cuenta:

“Ahora diré una fábula a los reyes, aunque sean sabios. Así habló el halcón al ruiseñor de abigarrado cuello, mientras lo llevaba muy alto en las nubes tras haberlo capturado con sus uñas. Este, atravesado por las curvadas uñas, se lamentaba miserablemente.

El halcón, de manera altiva, le dijo:
– Infeliz, ¿por qué estás chillando? Ahora te tiene uno mucho más fuerte, así que irás por donde yo te lleve, por muy cantor que seas, y te comeré, si quiero, o te soltaré. ¡Insensato!

Moraleja: Quien quiere compararse a los más poderosos, se priva de la victoria y, además de infamias, sufre dolores.”

Más tarde, del ingenio de Sócrates, llegaron las famosas fábulas de Esopo, aunque las que todos conocemos en la actualidad provienen de una colección posterior.

Los beneficios de las fábulas para los niños

  • Promueven la reflexión ya que los niños no solo escuchan una historia interesante sino que existe una moraleja que estimula su pensamiento crítico y les lleva a realizar una distinción entre lo bueno y lo malo.
  • Estimulan la memoria pues, al tratarse de historias cortas, el niño logra recordarlas con mayor facilidad y así va ampliando su capacidad mnémica.
  • Amplían la sensibilidad y estimulan la empatía, sobre todo cuando el niño logra ponerse en el lugar de los personajes y comprende sus emociones y puntos de vista.
  • Fomentan el amor por la lectura. Aunque las fábulas se transmitan de forma verbal, sin que medie un libro, son capaces de estimular el deseo de descubrir nuevos mundos a través de la lectura.
  • Adquieren valores, ya que comprenden de una manera didáctica y entretenida lo que es correcto y lo que no.
  • Fomentan su creatividad a través de historias que derrochan imaginación y que abren las puertas a un mundo mágico donde todo es posible.

2 comentarios sobre “Fábulas para niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!