¿Qué es la inseminación artificial? Todo sobre esta técnica

inseminación artificial

Cada año en España se realiza una media de entre 30.000 y 40.000 tratamientos de inseminación artificial, según datos de la Sociedad Española de Fertilidad. Esta técnica gana cada vez más protagonismo en las parejas que tienen problemas para concebir, debido a su baja complejidad y relativa tasa de efectividad, lo que la convierte en una opción ideal para quienes llevan tiempo intentando tener un hijo sin éxito.

¿Qué es la inseminación artificial?

La inseminación artificial es un tratamiento de reproducción asistida de baja complejidad en el que básicamente, se introduce una muestra de semen, ya sea de la pareja o de un donante, en el útero de la mujer. El objetivo de este procedimiento es aumentar las probabilidades de embarazo respecto a una relación sexual ya que primero se trata la muestra de semen en un laboratorio y, además, se estimula el ovario para favorecer el crecimiento y la maduración de los óvulos.

Al colocar la muestra de semen tratada directamente en el útero de la mujer se reduce la distancia que deben recorrer los espermatozoides hasta el óvulo, incrementando sus probabilidades de éxito. Asimismo, la programación de la inseminación artificial durante el período fértil de la mujer incrementa las posibilidades de fecundación y embarazo.

¿En qué consiste el procedimiento?

La primera etapa de la inseminación artificial consiste en la estimulación ovárica de la mujer, la cual tiene como propósito incrementar sus posibilidades de éxito. Para ello, se inicia un tratamiento que puede variar en cada caso y que dura aproximadamente unos 10 o 12 días. En este tiempo, un especialista realiza un seguimiento exhaustivo de la estimulación mediante análisis de sangre y ecografías.

Una vez que los folículos hayan alcanzado el número y tamaño adecuados, se administra una dosis de la hormona gonadotropina coriónica humana para inducir la ovulación y, unas 36 horas después, se realiza la inseminación.

El día de la fecundación, se prepara la muestra de esperma en el laboratorio para mejorar su calidad y aumentar su tasa de fecundación. En caso de utilizarse el semen de la pareja, este debe entregar la muestra unas 2 horas antes de realizar el tratamiento para que los expertos puedan descartar los espermatozoides muertos, inmóviles o que se deslacen muy lentamente. ¿El objetivo? Seleccionar los espermatozoides de mejor movilidad.

La inseminación se realiza en consulta, no es necesario pasar por quirófano. Tras colocar el espéculo, se introduce una cánula con la muestra de semen hasta el interior del útero. Después de unos minutos de descanso, habrá terminado el procedimiento y la mujer podrá continuar con su vida normal. Al término de unos 15 días, se realiza una prueba de embarazo para conocer la efectividad del tratamiento.

inseminación artificial proceso

¿En qué casos se recomienda?

La inseminación artificial se recomienda en los casos en los que la mujer presenta alteraciones en el ciclo de ovulación, endometriosis leve o una malformación uterina. También se aconseja cuando el hombre tiene una baja cantidad o calidad de espermatozoides, o si estos no pueden atravesar el cuello del útero.

Además, es una alternativa para las parejas en las que el hombre es portador de una enfermedad genética que puede neutralizarse durante la fecundación. También es una opción para las mujeres que tienen pareja homosexual o que quieren ser madres solteras.

¿Cuál es su tasa de éxito?

Al tratarse de un procedimiento de baja complejidad, la inseminación artificial tiene tasas de embarazo inferiores a otros tipos de tratamientos de reproducción asistida, pero superiores a los de una relación sexual. Se estima que su tasa de éxito oscila entre el 15% y el 20%, esta pero aumenta a medida que avanzan los ciclos. De hecho, para el cuarto ciclo, la tasa de efectividad ronda el 45% y 50%.

Obviamente, estos resultados varían de una mujer a otra ya que dependen de diferentes factores como la calidad de los espermatozoides, la edad, la reserva ovárica, el historial médico y reproductivo, entre otras condiciones.

¿Dónde hacer una inseminación artificial y cuánto cuesta?

En España, la Seguridad Social cubre el tratamiento básico de inseminación artificial siempre que la mujer cumpla una serie de condiciones generales como que no sobrepase el límite de edad de 40 años, tenga problemas diagnosticados para concebir, no tenga hijos anteriores, ni enfermedades hereditarias.

Luego, cada comunidad autónoma tiene sus propios requisitos, lo que sumado a que la Seguridad Social no cubre determinados exámenes y que ofrece un número limitado de ciclos, hace que la mayoría de las mujeres opten por realizarse el tratamiento en una clínica privada.

Existen muchísimas clínicas privadas de reproducción asistida que brindan el tratamiento de inseminación artificial. El precio medio en estas instalaciones oscila entre 600 y 1.400 euros por ciclo, aunque depende de cada caso y si se utiliza semen de la pareja o de un donante. Este precio suele incluir los controles hormonales y por ecografía, así como el procedimiento y el test de embarazo. El tratamiento de estimulación ovárica no suele incluirse.

Referencias

  • (2017) Se incrementa un 9,5 % el número de tratamientos de fecundación in vitro (FIV) en España, según el Registro Nacional de Actividad 2015-Registro SEF. En: Sociedad Española de Fertilidad.
  • (2016) ¿Qué porcentaje de éxito tiene la inseminación artificial? En: Vita, Medicina Reproductiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios