¿Cómo explicarles a los niños qué es la onomatopeya?

Ejemplos de onomatopeyas y su significado

Onomatopeya

La mayoría de los niños aprenden los sonidos onomatopéyicos a edades muy tempranas, a veces incluso antes de pronunciar sus primeras palabras. Así aprenden a imitar el sonido que emiten los animales de la granja, simplificar emociones complejas o comunicar acciones de una manera más rápida. La onomatopeya es, en muchos casos, un primer acercamiento de los niños a su lengua materna y una herramienta muy útil para comunicarse con quienes les rodean.

A medida que los niños crecen, muchos de esos sonidos onomatopéyicos terminan formando parte de su léxico habitual. Sin embargo, muchas veces no son conscientes de ello. Por tanto, una buena manera de enseñarles a reconocerlos es explicándoles qué es la onomatopeya.

¿Qué se entiende por onomatopeya?

Según la Real Academia Española, se entiende por onomatopeya la “formación de una palabra por imitación del sonido de aquello que designa”, es decir, no es más que la representación de un sonido. Sin embargo, a veces también puede hacer referencia a fenómenos visuales, como un portazo o un zigzag. En cualquier caso, se trata de un recurso para imitar un fenómeno o acción.

Más allá del punto de vista lingüístico, las onomatopeyas son un recurso excelente para ambientar el discurso. No solo condensan el fenómeno al que queremos referirnos sino que lo enriquecen ya que ponen en contexto las palabras y recrean el ambiente. En el caso de los niños que aún no dominan el lenguaje, también son una buena herramienta de comunicación.

¿En qué se diferencia la onomatopeya de la interjección?

Un error muy común consiste en confundir las onomatopeyas con las interjecciones, pero en realidad se trata de conceptos diferentes. La interjección es una palabra o expresión en tono exclamativo que sirve para expresar un estado de ánimo o llamar la atención de otra persona. No constituye una parte de la oración sino que es una oración en sí misma que expresa un sentimiento, una llamada enérgica o describe una acción.

En cambio, la onomatopeya es la representación escrita de un sonido. Forma parte de la oración y no necesita expresarse en tono exclamativo. Es cierto que existen onomatopeyas que pueden actuar con interjecciones, como en el caso de ¡puaj! o ¡zas!, pero dependiendo de cómo se utilicen pueden considerarse una onomatopeya o una interjección.

¿Cómo se escriben las onomatopeyas?

Al tratarse de palabras de libre creación, las onomatopeyas no suelen seguir normas gramaticales estrictas. Si bien es cierto que existen onomatopeyas estandarizadas, por lo general, pueden utilizarse de diferentes maneras. En cualquier caso, comparten algunas características comunes.

  1. No se escriben entre comillas ni en cursiva, salvo que se refiera al discurso de otra persona.
  2. Pueden escribirse o no entre signos de exclamación.
  3. Cuando están formadas por la repetición de un mismo sonido suelen separarse con comas, pero también pueden unirse con guiones si se trata de una sucesión unitaria, como en el caso de ja, ja, ja o taca-taca.a
  4. Cuando se unen por un guión, cada palabra es independiente en lo que refiere a las reglas de acentuación.
  5. Los sustantivos derivados de una onomatopeya se escriben como una única palabra y siguen las reglas de formación del plural, como por ejemplo, quiquiriquí.
Onomatopeya ejemplos

Onomatopeyas para enseñarles a los más pequeños de casa

Una vez que los niños ya entiendan qué son las onomatopeyas es momento de mostrarles algunos ejemplos que puedan utilizar en su día a día. He aquí un listado con algunas de las onomatopeyas más utilizadas que seguramente se animará a incluir en su vocabulario cotidiano.

  1. ¡achís!: estornudo
  2. ¡auuu!: aullido del lobo
  3. ¡aj!: asco
  4. bee: balido de la oveja, carnero y cabra
  5. brrr: frío
  6. brum: motor
  7. ¡bua, bua!: llanto de bebé
  8. bip: sonido agudo de advertencia de algunas máquinas
  9. ¡bang!: disparo
  10. blablablá: conversación ininterrumpida
  11. ¡blam!: portazo
  12. boing: sonido de rebote, de un muelle o elástico
  13. brom: motor
  14. ¡buum!: estruendo o explosión
  15. cataplum o cataplún: golpe o explosión
  16. chinchín: sonido de las copas que chocan al brindar
  17. chap, chap o chop, chop: chapoteo
  18. ¡chist!: para llamar a alguien o para pedir silencio
  19. clap, clap: aplauso
  20. chucu, chucu: ferrocarril
  21. chuic: beso
  22. clac: sonido seco y breve, como el de una llave que abre una cerradura
  23. clanc: ruido de un objeto metálico
  24. clic: sonido que se produce cuando se pulsa una tecla, interruptor o gatillo
  25. co, co, co: gallina
  26. clo, clo: gallina clueca
  27. cof: tos o molestia en la garganta
  28. crac: sonido de algo que se quiebra
  29. crash: sonido de algo que se rompe
  30. croac: rana
  31. cricrí: canto del grillo
  32. croc: cuervo
  33. crunch: sonido que se hace al morder algo crujiente
  34. cu cu: sonido del cuco
  35. cuac: pato
  36. din don: repiquetear de campanas
  37. dilín: campanilla
  38. ¡ejem, ejem!: carraspeo
  39. fiu: silbido
  40. frufrú: roce de la seda
  41. glu, glu: burbujas de agua
  42. guau: ladrido de un perro
  43. glub o glup: ruido que se hace con la garganta al tragar
  44. grr: gruñido
  45. hiaa, hiaa: asno
  46. hiii, hiii: caballo
  47. hip-hip: hipo
  48. je, je: risa astuta
  49. ja, ja: risa abierta
  50. ji, ji: risa contenida
  51. jo, jo: risa socarrona
  52. jua, jua: risa exagerada
  53. lalalá, laralá: canto
  54. miau: maullido del gato
  55. muu: vaca
  56. mauc: beso
  57. niinoo, niinoo: sirenas
  58. ñam: comer
  59. ñac: mordisco
  60. ñeec, ñeec: muelles de un colchón
  61. ñic: algo che rechina
  62. oinc, oinc: cerdo
  63. pío-pío: sonido que emite el pollito
  64. paf: ruido de caída o bofetada
  65. pfff: ruido de algo que se desinfla
  66. pam o pum: disparo
  67. pfss: sonido de algo efervescente
  68. pi-pi: silbato o claxon
  69. plas, plas: aplauso
  70. plaf: golpe
  71. plof: golpe en un líquido
  72. puff: muestra de desagrado
  73. pom, pom/ porrom: sonido de tambor
  74. ¡puaj!: repugnancia
  75. pumba: caída
  76. quiquiriquí: canto del gallo
  77. ras: rasgadura
  78. rrrrrr: ronquido
  79. rataplán: sonido del tambor
  80. ring o riin: sonido de un timbre
  81. rr, rr: ronroneo del gato
  82. ratatatá: ametralladora
  83. shhh: petición de silencio
  84. snif: sollozo u olisqueo
  85. sss, sss: viento
  86. tac, tac: golpes, golpeteo
  87. toc-toc: llamar a una puerta
  88. tachín, tachán: sonido de una banda musical
  89. talán, talán: campanas
  90. tan, tan: golpe sobre algo metálico, como un yunque
  91. tarará, tararí, tururú: sonido de una trompeta
  92. tictac: sonido del reloj
  93. tilín o tintín: campanilla
  94. tolón, tolón: cencerro
  95. traca, traca: traqueteo
  96. tras: ruido de golpe
  97. uhhh, uhhh: sirenas
  98. uff: muestra de cansancio o fastidio
  99. zzzz: persona o animal que duerme
  100. zas: golpe
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios