La leyenda de la estrella de Belén: cuento de Navidad con actividades

Un cuento navideño que explica a los niños el origen noble y humilde de la estrella más importante de todos los tiempos

Estrella de belen

Cuando montamos el pesebre, son muchos los personajes y elementos varios que ponemos en él. Sin embargo, hay uno que destaca por encima de los demás: la estrella de Belén. Nada más y nada menos que la estrella que anunció el nacimiento del Niño Jesús y mostró el camino a los Reyes Magos para poder llegar a él y ofrecerle sus presentes. Pero, ¿conocéis la historia de esta estrella tan mágica y especial? Nosotros os traemos un cuento infantil mediante el cual les podréis explicar a los niños la leyenda de esta estrella. ¡Seguro que les encanta!

La leyenda de la estrella de Belén

Cuando el Niño Jesús nació en el pesebre de Belén, todos los pastores del lugar quisieron hacerle llegar sus regalos. Unos de ellos le traían ovejas, de las cuales podían extraer la lana para hacerse abrigos y mantas con las que el Niño Jesús, José y María pudieran resguardarse del frío. Otros, les traían leña, con la que podían encender un fuego y mantener el calor en el pesebre. Flores, para adornar el pesebre y paja para que el Niño Jesús estuviera de lo más cómodo. Y así, todos y cada uno de ellos encontraban algo que ofrecer.

Sin embargo, había una niña que no podía dejar de llorar en una noche tan especial: Clara. Clara era una niña muy dulce y caritativa, de familia muy pobre, a quién le hacía mucha ilusión ir a ver al Niño Jesús. Ella también quería hacerle un regalo especial, pero al ser tan pobre, no tenía nada que ofrecerle: no tenían leña, ni ovejas, ni nada que pudiera regalarle a este niño tan especial. Por ello, y a su pesar, Clara decidió no ir a verlo y se sentó cerca de un pozo dónde pudiera estar sola.

Muy apenada, Clara, se apoyó en el pozo mientras seguía llorando, sin parar, muy desolada y con una gran pena en su corazón. Sin embargo, algo maravilloso sucedió: de repente, Clara se fijó en el agua del pozo y vio una estrella muy brillante en su interior. De lo más contenta, decidió que este sería su regalo para el Niño Jesús: una estrella con la que alumbrar el pesebre y nunca quedarse a oscuras. Esta estrella que Clara vio en el pozo era, en realidad, el reflejo de una estrella que alumbraba el cielo con una gran intensidad.

Sin pensarlo dos veces, Clara fue en busca de un cubo con el que recoger la estrella y empezó a caminar con una dirección muy clara: el pesebre dónde descansaba el Niño Jesús. Por el camino, Clara no podía dejar de mirar el cubo, una y otra vez: debía asegurarse de que la estrella seguía allí.

Cuando llego al pesebre, Clara le ofreció el cubo al Niño Jesús. Se dio cuenta, sin embargo, de que la estrella había desaparecido: el tejado del pesebre cubría el cielo y el reflejo de la estrella ya no se veía. Clara no pudo evitar echarse a llorar de nuevo. ¿Qué haría ahora? Ya estaba allí y no tenía nada más para ofrecer a este niño tan especial.

De pronto, una de sus lágrimas empezó a brillar con una gran fuerza y, poco a poco, se separó de la mejilla de Clara. La lágrima se transformó en una estrella y se elevó hasta lo más alto. Aquella estrella brillaba con muchísima más intensidad que la que se reflejaba en el pozo. Clara, boquiabierta, se puso de lo más contenta. Sin saberlo, había hecho el mayor de los regalos al Niño Jesús: le había regalado la estrella que orientaría a otros pastores para encontrar el pesebre y, sobre todo, … ¡A los Reyes Magos!

Y así fue como una estrella, nacida del corazón más humilde, acabó siendo la más importante del firmamento. Y, lo sigue siendo: ¡no hay pesebre ni árbol de Navidad completo sin esta estrella!

Estrella de Navidad

Actividades de comprensión lectora sobre la leyenda de la estrella de Belén

Tanto si habéis contado esta historia a los niños como si se la habéis leído, hay una serie de preguntas que les podéis hacer para ver si han comprendido tanto la historia como el mensaje que se esconde en ella:

  1. ¿Cómo se llamaba la pastorcilla que no tenía nada que regalar al Niño Jesús?
    Clara
  2. ¿Qué es lo vio en el fondo del pozo?
    Una estrella muy, muy, brillante.
  3. ¿Para qué pensó Clara que le serviría al Niño Jesús?
    Para alumbrar su pesebre.
  4. ¿Con qué recogió Clara la estrella del pozo?
    Con un cubo.
  5. ¿Seguía la estrella en el cubo cuando Clara se lo entregó al Niño Jesús?
    No.
  6. ¿Por qué no había estrella en el cubo?
    Porque el tejado del pesebre cubría el cielo.
  7. ¿Qué pasó cuando Clara se echó a llorar?
    Que una de sus lágrimas se convirtió en la estrella más grande y brillante del cielo.
  8. ¿Por qué es importante la estrella?
    Porque guía a los demás pastores y a los Reyes Magos hasta el pesebre del Niño Jesús.

Con el cuento de la Leyenda de estrella de Belén, podéis hacer reflexionar a los niños sobre el valor y la importancia de la humildad. El Niño Jesús nació de una familia de lo más humilde y acabó siendo un gran referente para la humanidad. Así, una estrella nacida del corazón más noble fue la más valiosa del cielo.

La Leyenda de la estrella de Belén: manualidad

Ahora que ya habéis contado esta leyenda a los más pequeños de la familia, ¿por qué no acabar con una estupenda manualidad? Podéis hacer la estrella del Belén en casa y decorar vuestro pesebre con ella. ¿Ponéis también el Árbol de Navidad? Pues ya tenéis dos estrellas para hacer con los niños.

Los cuentos son recursos educativos de lo más valiosos, pues transmiten muchos valores y fomentan la creatividad en los niños, ya que les llevan a mundos muy lejanos donde dar rienda suelta a su imaginación. Son perfectos para explicarles a los niños aquellos valores que consideramos fundamentales para su educación, pero que no son simples de comprender. Además, podemos adaptarlos a la edad de cada niño, hacer manualidades relacionadas con ellos y mucho, muchísimo, más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios