Por qué has compartido MI infancia en Internet

La frase que encabeza este artículo puede ser de cualquier niño pequeño o adolescente cuyos padres se lucran de la imagen de sus descendientes para intentar ser “influencers” o “youtubers” a costa de sus hijos porque ellos no tienen las herramientas suficientes como para conseguirlo sin tener que explotar la imagen de los pequeños, que no tienen ni voz ni voto. Aunque los padres son los que deciden por el bien de sus hijos, explotar su imagen solo para conseguir fama, likes o productos gratis… Hace que exista mucha controversia en lo que es moral de lo que deja de serlo en cuanto a la difusión de imágenes de menores.

Todos sabemos que las imágenes en Internet nunca se eliminan del todo, y hacerlas públicas significa exponerse. Además, es necesario tener mucho cuidado con lo que se publica para evitar caer en peligros (no poner imágenes de la escuela donde van los niños, que no salgan matrículas de coche, ni nombres de calle, eliminar la ubicación del dispositivo, etc.). Todo esto con la finalidad de que personas con mala intención ideen cosas peligrosas que pueden surgir por envidia o perturbaciones mentales de personas malintencionadas.

Iván y Esteban

Iván y Esteban son dos chicos de 18 y 14 años que han tenido que soportar cómo sus padres les fotografiaban en momentos íntimos y después lo subían a las redes sociales. Por ejemplo, imágenes de ellos en el lavabo, con tupés hechos con espuma en la bañera, llorando porque no querían ir al cole cuando eran más pequeños… Es triste ver cómo adolescentes de hoy en día y ya jóvenes en muchos casos, ven cómo su infancia ha quedado expuesta en las redes sociales. Porque no es lo mismo que una foto la vean tus familiares y algunos amigos porque la enseñas en un álbum de fotos, que mostrarla a miles de personas o que cualquiera pueda verla cuando entre en tu perfil de Facebook o de otra red social.

Iván Alcocer ahora tiene 18 años y nació en 2001. Él recuerda cómo siempre discutía con su madre para que eliminase las fotografías de sus dispositivos. Ella siempre tenía su perfil público en redes sociales con fotos suyas y de su hermano menor. Pensaba que tenía derecho a hacerlo solo por el mero hecho de ser su madre, pero en realidad, esto no es así. En su hogar no habían álbumes familiares, todo estaba colgado en Internet.

padres fotos hijos internet

Cuando era pequeño no le importaba porque no sabía realmente qué significaba publicar fotos en Internet pero cuando fue adolescente, Iván comenzó a sentir incomodidad ante esas situaciones que parecían no cesar. Él explica:

“Todo esto me empezó a molestar e incomodar a los 11 años, cuando estaba en mi último año de primaria. En ese momento era un chico muy inseguro con mi aspecto porque tenía sobrepeso, lo que me hacía odiar que más personas viesen fotos mías además de mi familia cercana. Discutía con mi madre constantemente para que eliminase las fotos, me irritaba mucho que no respetara mi deseo de no querer que expusiera mi rostro por el motivo que fuese”.

Por mucho que discutían sobre las imágenes tanto él como su hermano con su madre, ella seguía actuando del mismo modo, por lo que decidieron negarse en rotundo a hacerse fotos en familia. Es importante como padres, tener en cuenta las siguientes palabras para tomar conciencia de si merece la pena publicar las fotos (sin consentimiento real porque no tienen juicio para eso) de los hijos:

“Hace casi dos años que dejé de usar mi cuenta de Facebook y fue cuando mejoró un poco la relación con mi madre. Es algo que ya acepto y no tengo problema que pase, pero ver fotografías mías de niño o durante la pubertad en sus redes sociales aún sigue siendo algo que me irrita un poco y me desagrada. Realmente lo que me es molesto es que no respetara mi decisión de no querer que exhibiera fotografías mías que me parecían privadas. Lo tomaba como una completa ruptura de mi privacidad o de mi poder de decisión sobre mi propia imagen”.

Esteban que tiene 14 años, nació el mismo año que Facebook, en el 2004… Y sabe que su madre ha subido imágenes suyas en Internet desde que era bebé. A él, de momento no le molesta tanto como a su hermano que su madre hiciese esto aunque admite que a veces sí le hacía sentir incómodo.

Deja un comentario sobre “Por qué has compartido MI infancia en Internet”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios