Rutinas de aseo e higiene según la edad de tu hijo pequeño

Rutinas aseo

Los niños necesitan autonomía desde bien pequeños para que así aprendan responsabilidad y también, para que se den cuenta de que son capaces de hacer las cosas por sí mismos. Con el paso del tiempo y con unas buenas rutinas se convertirán en niños independientes con confianza en sí mismos y en sus capacidad. Además, adquirirán una confianza personal necesaria para un buen desarrollo integral.

Las rutinas de aseo e higiene

Las rutinas de aseo e higiene deben fomentarse desde que son muy pequeños porque así, con el paso del tiempo, las tendrán bien interiorizadas y las harán solos siempre que corresponda. Estas habilidades son necesarias y así no tendrán poca confianza en sus capacidades personales para conseguir buenos resultados.

Al principio necesitarán que les guíes en el proceso, pero con la práctica y con el paso del tiempo, conseguirán hacerlo sin tu ayuda. Serán capaces de ducharse, lavarse los dientes, peinarse, secarse con la toalla… y después, colocar cada cosa en su lugar.

Por supuesto, al principio y mientras crecen, necesitarán tener las cosas a mano o ayudarse de taburetes para alcanzar los objetos tanto para cogerlos como para guardarlos, así como para llegar al grifo siempre que necesiten abrirlo o cerrarlo. Hay padres que apuestan por un lavabo adaptado en tamaño para los niños pequeños, pero es una gran inversión que no todo el mundo se puede permitir, por lo que los taburetes son siempre una opción más asequible.

También necesitarás cestas a su alcance para poder meter la ropa sucia, un adaptador o reductor de wc, papel higiénico y toallitas para el wc para que pueda cogerlas con facilidad, etc.

Aseo e higiene personal para niños según su edad

Autonomía para vestirse

Dentro de la higiene y el aseo está la autonomía para vestirse por sí solito. Para que sea capaz de hacerlo más fácilmente y que lo consiga, al principio necesitará tu ayuda, pero también requerirá de lo siguiente:

  • Tener una silla en la habitación donde el pequeño tenga la ropa preparada para cogerla cuando se la vaya a poner. Ponle la ropa en orden para que entienda cuál es su esquema corporal.
  • Mantener la ropa guarda en un armario y cajones al que pueda acceder con facilidad.
  • En el armario puede tener cajas de almacenaje para que sepa diferenciar qué hay dentro de cada una de ellas y poder cogerlo fácilmente cuando lo necesite.
  • Si tiene perchas en su armario, que esté a su altura, le facilitará la tarea de coger la ropa y así poder elegir lo que quiere ponerse en un día determinado.
  • A la entrada de casa debería tener un perchero a su altura para que pueda dejar la chaqueta al y cogerla antes de salir.
  • En su dormitorio debería tener un taburete, silla baja o puff para poder sentarse en él y así, calzarse y descalzarse cómodamente.

Rutinas de higiene diarias

Dependiendo de la edad que tengan, tus hijos pueden seguir unas rutinas de higiene diarias. Por eso, no pierdas detalle de lo que te vamos a explicar porque así ganarán autonomía. Por supuesto, la información es orientativa y tendrás que adaptar las responsabilidades dependiendo de la capacidad real que tiene tu hijo en la actualidad. Dale siempre oportunidades de autonomía con el máximo respeto y orientándole en todo lo que necesita.

De los 12 a los 36 meses

  • Cambiar el pañal con su ayuda (que se ponga de pie, que pegue las pegatinas del pañal o las despegue, que te dé lo necesario para el cambio como las cremas o las toallitas, que tire el pañal sucio a la basura, etc).
  • Lavarse las manos con tu ayuda después del cambio del pañal.
  • Lavarse la cara y secarla con una toalla todas las mañanas.
  • Intentar quitarse la ropa sencilla como gorros, chaquetas abiertas o calcetines.
Rutinas aseo higiene

A partir de los tres años

  • Vestirse y desvestirse solo. Quizá requiera tu ayuda para algunas piezas y solo tendrás que enseñarle a hacerlo bien, con la práctica diaria irá cogiendo autonomía.
  • Elegir su propia ropa para vestirse a su gusto, o al menos, los complementos.
  • Cepillarse los dientes, cada vez con menos ayuda (la técnica la perfeccionan alrededor de los 6 años).
  • Intentar peinarse puede ser complicado si se tiene el pelo largo, pero puede comenzar a intentarlo para mejorar la coordinación y la destreza. Aunque solo sea un mechón y el resto lo hagas tú.
  • Enjabonarse en el baño con la esponja con jabón y aclararse con agua. Secarse con una toalla enseñándole a hacerlo bien para secar todas las partes del cuerpo correctamente.
  • Limpiarse el culito (aunque luego lo repases).
  • Reponer el papel higiénico cuando se agote.
  • Echarse crema en diferentes zonas del cuerpo.
  • Sonarse los mocos.
  • Tirar las cosas a la basura.
  • Llevar la ropa sucia al cesto y guardar la limpia en el armario.

Estas tareas irán en aumento a medida que vayan pasando los meses porque su desarrollo motor va cambiando notablemente y no es el mismo a los 12 que a los 24 meses, por ejemplo. A medida que se acerca a los tres años podemos aumentar la dificultad, por ejemplo, en el desvestirse, pero sin exigirle, siempre con nuestro cariño y ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios