Cómo saber si mi hijo fuma: 7 signos que delatan ese hábito

Aunque te lo oculte podrás descubrirlo

Cómo saber si mi hijo fuma

El consumo de tabaco en los adolescentes es una práctica bastante habitual. Según la Sociedad Española de Medicina de la Adolescencia, el 33% de las chicas y el 29% de los chicos con edades comprendidas entre los 14 y 18 años fuman a diario. Sin embargo, se trata de un hábito muy peligroso, sobre todo en una etapa del desarrollo de gran vulnerabilidad física y psicológica como la adolescencia. Las consecuencias del tabaco serán visibles en la etapa adulta y no auguran precisamente un buen futuro.

Los terribles efectos del tabaco en la adolescencia

Un estudio realizado en la Universidad Estatal de Florida y publicado en la revista Neuropsychopharmacology descubrió que los adolescentes que fuman podrían estar forjando un camino hacia la depresión. Estos investigadores apreciaron que en esta etapa del desarrollo la nicotina genera un estado similar al de un cuadro depresivo, caracterizado por el aumento de la sensibilidad hacia el futuro y la pérdida de la capacidad para experimentar placer.

Fumar también provoca una obstrucción de las vías respiratorias y disminuye la función pulmonar. Además, se ha apreciado que los jóvenes adultos que fuman desde la adolescencia tienen una frecuencia cardíaca en reposo de 2 a 3 latidos por minuto más rápida que la de los no fumadores. También son más propensos a padecer enfermedades cardíacas y sufrir accidentes cerebrovasculares a una edad más temprana.

Como colofón, se ha apreciado que el acetaldehído que se produce de forma natural durante la combustión del tabaco, no solo aumenta la adicción al cigarrillo durante la etapa de la adolescencia y la juventud sino que también los hace más vulnerables a engancharse a otras drogas. Por eso, es fundamental que los padres se mantengan atentos a los hábitos de sus hijos adolescentes, para que puedan cortar de raíz el consumo de tabaco antes de que este se convierta en un mal hábito.

Mi hijo adolescente fuma

Los signos que indican que tu hijo está fumando a escondidas

Como regla general, los adolescentes son más propensos a fumar si alguien en casa tiene este hábito. No obstante, también pueden empezar motivados por sus amigos, a escondidas de sus padres. Estos son algunos de los signos que desvelan el consumo de cigarrillo:

  1. Olor en la ropa y el pelo. Si tu hijo llega a casa en varias ocasiones con olor a tabaco en su ropa o en el pelo, es probable que esté fumando a escondidas. Algunos intentan ocultarlo usando perfume o desodorante con un olor muy intenso, para encubrir el olor a tabaco.
  2. Gasta más dinero. Si tu hijo ha comenzado a fumar, destinará sumas cada vez mayores a la compra de cigarrillos, por lo que es probable que te pida más dinero, pero no pueda justificar en qué lo está gastando.
  3. Mal aliento. En la mayoría de los casos el cigarrillo causa halitosis debido a la acumulación de bacterias en la boca, por lo que si detectas que tu hijo tiene mal aliento, es probable que se deba al humo. También puede intentar esconderlo aumentando el consumo de caramelos mentolados o gomas de mascar.
  4. Tendencia a ventilar la habitación. Si el adolescente fuma en su habitación, luego la ventilará para que no detectes el olor a cigarrillo. Sin embargo, si descubres a menudo la ventana de su habitación abierta, aunque haga frío, puede ser una pista de que estaba fumando.
  5. Dientes manchados. El cigarrillo mancha los dientes. Al inicio las manchas son muy sutiles, por lo que tendrás que fijarte muy bien. También es probable que se cepille los dientes con más frecuencia, con el objetivo de eliminar las manchas amarillentas.
  6. Pérdida de sabor. Si tu hijo últimamente ha comenzado a lamentarse de que la comida no tiene mucho sabor, es probable que se deba al cigarrillo. Un estudio realizado en el Hospital de la Pitié-Salpêtrière y publicado en la revista Chemosensory Perception indica que las sustancias tóxicas de los cigarrillos afectan la regeneración de las papilas gustativas y cambian su estructura, lo cual provoca una pérdida del gusto.
  7. Se enferma con mayor frecuencia. El cigarrillo afecta las vías respiratorias y termina debilitando el sistema inmunitario, por lo que si tu hijo últimamente se enferma más de lo habitual, quizá se deba al tabaco. Los resfriados, gripes y bronquitis son los problemas más comunes.

Deja un comentario sobre “Cómo saber si mi hijo fuma: 7 signos que delatan ese hábito”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios

INFORMACIÓN LEGAL

Etapa Infantil te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DICE LA CANCION, SL (Etapa Infantil) como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Linode (proveedor de hosting de Etapa Infantil) fuera de la UE en Otros. Linode está ubicado en UE, un país cuyos nivel de protección son adecuados según Comisión de la UE. Ver política de privacidad de Linode. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@etapainfantil.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: etapainfantil.com, así como consultar mi política de privacidad.

REGLAS PARA COMENTAR

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!