¿Qué es el sangrado de implantación?

Conoce qué es el sangrado de implantación, sus causas y sus síntomas

Sangrado de implantación

Se estima que una de cada cuatro mujeres sufren una ligera pérdida de sangre cuando quedan embarazadas, que se suele confundir con la menstruación. Sin embargo, se trata del sangrado de implantación y se debe a la anidación del óvulo en la pared del útero.

¿Por qué se produce el sangrado de implantación?

Cuando el espermatozoide entra en el óvulo y se produce la fecundación se forma un cigoto. Las células se comienzan a dividir muy pronto, por lo que cuatro o cinco días después se desarrolla el blastocito, que está compuesto por dos grupos de células: uno externo que será la membrana que protegerá al embrión y lo nutrirá durante el embarazo, y otro interno, que será el embrión propiamente dicho.

Ese blastocito se implanta en el endometrio. Seis o siete días después de la fecundación, el blastocito empieza a desarrollar unas prolongaciones que son las que le permiten adherirse a la pared del útero y pasar al endometrio. A este proceso se le denomina implantación embrionaria y se trata de una fase muy importante ya que de esta forma el embrión puede obtener a través de la sangre de la madre los nutrientes que necesita para sobrevivir. Unos quince días más tarde, el embrión ya está firmemente implantado y puede crecer.

Sin embargo, el problema es que cuando el embrión se adhiere a la pared del útero, se rompen pequeñas venas que irrigan el endometrio, sobre todo porque durante las primeras semanas del embarazo el útero se encuentra muy irrigado, precisamente para facilitar que lleguen los nutrientes al embrión. Por eso, la futura madre puede experimentar un sangrado que normalmente dura pocos días, y que muchas mujeres confunden con la regla.

Qué es el sangrado de implantación, sus causas y sus síntomas

¿Cómo reconocer el sangrado de implantación?

El sangrado de implantación se produce entre el sexto y décimo día después de la fecundación. Para algunas mujeres pasa prácticamente desapercibido ya que apenas tienen unas gotas. En otras el flujo de sangre es un poco más abundante, pero nunca como el de la regla.

De hecho, normalmente ese sangrado tiene un color más claro respecto al que se produce durante la menstruación, su color puede ser rosa o marrón. Otro detalle que lo diferencia es que generalmente no varía su intensidad, mientras que el sangrado menstrual va siendo más abundante conforme pasan los días.

Vale aclarar que el sangrado de implantación suele durar entre tres y cuatro días, pero es difícil hacer generalizaciones ya que el organismo de cada mujer es diferente. De hecho, en algunos casos puede no haber sangrado de implantación, y ello no significa que no se haya producido el embarazo.

Además del sangrado, algunas mujeres también pueden experimentar una serie de síntomas:

  • Ganas frecuentes de orinar
  • Náuseas o vómitos, sobre todo por las mañanas
  • Dolor en la parte baja de la espalda
  • Cólicos o calambres en el bajo vientre
  • Molestias gastrointestinales, como estreñimiento, diarreas o acidez estomacal
  • Hinchazón de los senos, sobre todo del pezón y la aureola
  • Sensación de asco ante algunos alimentos y olores

Deja un comentario sobre “¿Qué es el sangrado de implantación?”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!