7 verdades de tener 3 hijos

Tener 3 hijos

Tener tres hijos es tener tres bendiciones, ¡no se puede negar! Pero también es cierto que la vida cambia tanto que a veces miras hacia atrás y te impresionas de cómo era tu vida antes y de cómo es ahora. Tener tres hijos es tener tres soles que te quitan todo tu tiempo y que necesitan de ti siempre. Tienes que educar a tres hijos maravillosos y aunque les quieres más que a tu propia vida, no siempre es fácil.

Verdades que viven los padres cuando tienen tres hijos

Si tienes tres hijos te vas a sentir muy identificado con todo lo que vamos a comentarte, porque son cosas que ocurren. Tu vida no te la imaginas sin tus tres hijos y tampoco cambiarías nada de lo que has hecho solo por tenerles a los tres a tu lado. Tener tres hijos cambia todo y crea una vida llena de retos para los padres.

1. Nadie quiere cuidar de tus hijos

Cuando solo tenías a un bebé, que tus padres o los suegros cuidasen de él era fácil, cuando tenías dos era más complicado pero lo hacían, y cuando ya tienes tres… parece misión imposible aceptar que otros cuiden de tus hijos. Eso de planear una escapada es totalmente imposible a no ser que contrates a una canguro, ¡los familiares y amigos salen corriendo cuando se enteran de que estás buscando a alguien para que cuide de tus hijos!

2. Cada uno es un mundo

Tienes tres hijos y cada uno tiene su propia personalidad, ninguno es igual al otro y tienes que adaptarte a cada uno de ellos. Cada uno tendrá sus propios gustos de comida y diferentes hábitos de sueño. No esperes que todos sean iguales ni tampoco que lo que para uno sí funcionó, lo haga también para el otro.

3. Con tu primer hijo te emocionaba todo

Cuando tuviste tu primer hijo, te emocionaba todo. Sus primeros pasos te emocionaron, te acuerdas de cuando se sentó por primera vez, tienes fotos de cada momento. Con el segundo comenzaste a hacer menos fotos y con el tercero, no te acuerdas de todos sus logros, ¡tienes que pensar un poco más para poder recordar cada uno de sus hitos!

madre tres hijos

4. Tienes más hijos que manos

Aunque parezca una tontería, cuando tienes a los tres hijos pequeños… ¡esto puede ser un problema! Tienes que aprender a usar tus rodillas, tu nariz e incluso tus pies como una tercera mano, ¡sobre todo cuando los tres quieren estar en los brazos de mamá!

5. Prohíbes que hablen por lo menos durante 5 minutos

No hay nada más estresante que estar en el coche y escuchar pelearse a tus tres hijos por la cosa más absurda. Así que les obligas a que callen por lo menos durante 5 minutos para que puedas disfrutar del silencio sin estrés durante esos magníficos minutos. Para ellos les parecerá una eternidad, pero para ti… ¡pasarán volando!

6. Sufres más estrés que otras madres

Aunque la maternidad no se puede comparar, esto es lógica aplastante. Si solo tienes un hijo te cansarás menos que si tienes tres… ¡el estrés puede ser agotador al final del día! Aunque lo afrontas con entereza porque sabes la importancia de disfrutar de la familia.

7. El primogénito parece más grande

Cuando tu primogénito tenía dos o tres años te parecía mucho más grande que el resto de tus hijos a esa misma edad. No es que fuese más grande, es que ahora es más grande que el resto y al compararles, los más pequeños te siguen pareciendo más bebés.

Bibliografía

Pich-Aguilera Roca, R., Aranguren M. (2018) Cómo ser Feliz con 1, 2, 3... hijos. Editorial: Palabra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios