La importancia de no darle todo a los hijos

Importancia no darle todo hijos

Si le das todo a tu hijo se convertirá en un niño no sólo malcriado sino que pensará que tiene el derecho de tener todo lo que pida sin esfuerzo, se volverá egoísta, déspota y seguramente una persona superficial. Ver una sonrisa en la cara de un hijo/a es algo que todos los padres quieren ver, pero es mejor educarles correctamente para conseguir que se conviertan en personas con buenos valores y de éxito.

Consentirlo demasiado

Muchos padres no se dan cuenta de dónde está el límite: qué es consentir demasiado a los hijos y qué no lo es. Pero consentir a los hijos y darles todo lo que desean puede acarrearles consecuencias negativas en su desarrollo y en su futuro.

En ocasiones cuando un niño saca buenas notas en el colegio se ve justificado darle un premio o un capricho que ha querido durante tiempo, o cuando se realiza una tabla de conducta y los resultados son positivos, esto es una buena estrategia donde el niño puede ver que si hace cosas positivas tiene después consecuencias positivas, además de enseñarle responsabilidad, esfuerzo y constancia.  Pero, ¿qué ocurre cuando a un niño se le da todo lo que pide en cualquier contexto y lugar sólo para no escuchar que llore o verle triste? Que aprende que con frustración y enfado conseguirá todo lo que quiera, algo irreal para su futuro.

Cuando se le da todo lo que pide

Cuando a un niño se le da todo lo que pide no se le da la oportunidad de experimentar la frustración, algo tan necesario en la vida para poder afrontar los posibles problemas en el futuro, y además, hará que los padres se conviertan en esclavos para satisfacer todas las necesidades y caprichos que el niño quiera, sea cual sea.

El niño sentirá que sus padres deben obedecer sus deseos por el mero hecho de ser sus padres y no sentirá la necesidad de tener la responsabilidad de ganárselo, porque nunca ha hecho falta. Todo esto dará lugar a que el niño se convierta en un niño tirano donde verá a sus padres esclavos y sumisos de su voluntad.

Todo esto dará como resultado a una persona egoísta, déspota, agresiva, intolerante, sin empatía, materialista, superficial, no sabrá cuál es el valor del esfuerzo, no querrá responsabilidades en su vida… ¿realmente quieres esto para tu hijo sólo por darle todo lo que te pide? No creo. Porque si le consientes demasiado y le das todo lo que te pide, no le estarás ayudando a crecer, ni a madurar, y aunque de pequeño te pida cosas fáciles de conseguir, a medida que va creciendo te pedirá otro tipo de cosas.

Cómo evitar convertir a tu hijo en un caprichoso

Cómo evitar convertir a tu hijo en un caprichoso

Es tan sencillo como no decir que sí a todo y empezar a decir que no cuando quiera cualquier cosa. Si quiere un nuevo cochecito para jugar, deberá ganárselo con actividades acorde a su edad y no sin más. Además, la forma de decirle que no es importante no debe ser con frases del tipo: ‘No porque yo lo digo’ o ‘No porque soy tu madre/padre’. Es necesario hacerlo con una voz amorosa pero al mismo tiempo con firmeza, un no a tiempo es necesario para su buen desarrollo.

Tendrás que tener paciencia y si tu hijo quiere un juguete y no se lo das, habrá una rabieta… pero se le pasará. Deberás mantener la calma y mostrar autocontrol en todo momento, porque si pierdes la paciencia tu hijo sabrá que puede encontrar las formas de manipular tus emociones y conseguir lo que quiere. Si permaneces tranquilo le estarás enseñando que con rabietas no se consigue nada.

No te sientas mal, tienes que forjar su carácter y es mucho más importante que darle todos los caprichos que pide. Él te lo agradecerá en el futuro y tú podrás ver la importancia de no darle todo lo que te pide.

Deja un comentario sobre “La importancia de no darle todo a los hijos”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!