¿Sabías que la lactancia materna potencia el desarrollo del cerebro de los niños?

La lactancia materna beneficia el cerebro de los niños

Lactancia materna potencia desarrollo cerebro

La leche materna es el mejor alimento para los bebés hasta los seis meses. No solo les aporta todos los nutrientes que necesitan sino que también les transfiere los anticuerpos de la madre, de manera que les protege de los virus y agentes patógenos. Sin embargo, la lactancia materna también beneficia el cerebro de los pequeños.

La leche materna estimula el crecimiento de la sustancia blanca

Un estudio realizado en la Universidad de Brown y publicado en la revista NeuroImage reveló que la lactancia materna es muy importante para el desarrollo cerebral de los bebés. Estos neurocientíficos usaron pruebas de resonancia magnética para observar el crecimiento del cerebro en una muestra compuesta por 133 niños de entre 10 meses y 4 años de edad. Todos los bebés habían nacido a término y provenían de familias con un estatus socioeconómico similar.

Descubrieron que a los 2 años, los bebés que habían sido alimentados exclusivamente durante al menos tres meses con leche materna mostraban un mayor desarrollo en zonas clave del cerebro, en comparación con los pequeños que fueron alimentados únicamente con fórmula o quienes recibieron una combinación de fórmula y la leche materna. Ese crecimiento fue más evidente en las áreas del cerebro asociadas con el lenguaje, las funciones emocionales y las habilidades cognitivas.

De izquierda a derecha, el desarrollo de mielina cerebral

De izquierda a derecha, el desarrollo de mielina cerebral

Los investigadores tomaron imágenes del cerebro infantil mientras los pequeños dormían, centrándose fundamentalmente en analizar la microestructura de la materia blanca del cerebro, un tejido que contiene largas fibras nerviosas y facilita la comunicación entre las distintas partes del cerebro. Específicamente, estaban analizando la cantidad de mielina, una capa gruesa lipoproteica formada por sustancias grasas y proteínas que envuelve los axones de algunas neuronas y tiene la función de acelerar las señales eléctricas en el cerebro.

Así comprobaron que los niños que habían sido alimentados exclusivamente con leche materna mostraron un rápido crecimiento en la sustancia blanca mielinizada, cuyo volumen aumentó considerablemente a los 2 años de edad. El grupo alimentado con leche materna y fórmula tuvo un crecimiento menor, pero mayor en comparación con el grupo de niños que solo fueron alimentados con fórmula.

Las diferencias no son despreciables ya que se trata de un 20-30% más entre los niños que fueron amamantados y los que recibieron la fórmula. Los neurocientíficos aplicaron otras pruebas cognitivas y constataron que los niños con mayor desarrollo cerebral también mostraban un mejor desempeño en los tests de lenguaje, recepción visual y control motor.

En el estudio también se analizó el efecto de la duración de la lactancia materna comparando los bebés que fueron amamantados durante más de un año con los que recibieron la lactancia materna durante menos de 12 meses. Una vez más, encontraron un crecimiento significativamente mayor en el cerebro de los bebés que fueron amamantados durante más tiempo, sobre todo en las zonas cerebrales vinculadas con las funciones motoras.

¿Cómo contribuye la leche materna al desarrollo cerebral?

Numerosos estudios han desvelado una relación positiva entre la lactancia materna y el desarrollo cognitivo, una ventaja que se extiende incluso hasta la adolescencia. Es probable que esto se deba al contenido de ácidos grasos de la leche materna, específicamente los ácidos grasos poliinsaturados del grupo omega 3 y omega 6, los cuales desempeñan un papel clave en la estructura de las membranas neuronales. De hecho, la leche materna suele contener un 57% de ácidos grasos poliinsaturados.

También se conoce que la leche materna es rica en lactoferrina, que contribuye a la absorción del hierro, el cual es fundamental para el transporte de oxígeno y cuya carencia impediría el desarrollo normal de las neuronas y células gliales del sistema nervioso. De hecho, el bebé puede absorber el 70% del hierro en la leche humana, el 30% del que se encuentra en la leche de vaca y solo el 10% del que se halla en las fórmulas.

Lactancia materna cerebro bebé

La lactancia materna ayuda a los niños a llegar más lejos en la vida y potencia la inteligencia

Los bebés amamantados tienen más probabilidades de convertirse en adultos con un mayor nivel educativo y buenos ingresos, según reveló un estudio realizado en Brasil en el que se le dio seguimiento a casi 6.000 bebés desde su nacimiento hasta los 30 años. Esta investigación ha permitido, por primera vez, formarse una idea más clara de los efectos a largo plazo de la lactancia materna.

Tras entrevistar a los adultos y someterlos a pruebas para evaluar su Cociente Intelectual, los investigadores descubrieron que quienes habían recibido la lactancia materna llegaban más lejos en sus estudios y mostraban una inteligencia mayor. Curiosamente, este efecto era más pronunciado cuanto más se prolongaba la lactancia materna.

Los niños que habían sido amamantados durante 12 meses tenían un cociente intelectual 4 puntos más alto que quienes habían sido amamantados durante menos de un mes, habían alcanzado un año más de escolaridad y ganaban una media de 70 euros mensuales adicionales, que en Brasil representa un tercio más del nivel de ingresos promedio.

Lo más interesante de este estudio es que las personas analizadas provenían de diferentes clases sociales, por lo que los bebés que habían sido amamantados durante más tiempo y llegaban más lejos en sus estudios no procedían necesariamente de hogares con mejor situación económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios