Qué puedes hacer en lugar de pegar a tus hijos

Pegar a un hijo NUNCA es una buena opción

Educar sin pegar

Es posible que te alarmes al leer en el título ‘en lugar de pegar a tus hijos’, pero resulta muy alarmante los casos de padres y madres que en la actualidad pegan a sus hijos como resultado de una frustración mal canalizada. Muchos de ellos piensan que pegar no es tan malo… posiblemente a ellos también les pegaron y en el momento en que lo hicieron, se les quedó muy marcado en su subconsciente, tanto, que ahora reproducen lo mismo con sus hijos.

De verdad, es muy alarmante el gran número de padres y madres que piensan que dar un cachete a su hijo a tiempo es lo adecuado para enderezar su educación. Si tú también lo haces, debes saber que pegar NUNCA es una buena opción y que jamás estará justificado. No importa el contexto. Un niño pequeño necesita amor, guía, orientación y cariño y en ningún momento y bajo ninguna circunstancia necesita ningún tipo de agresión, ni verbal ni físicamente. Está claro que todos cometemos errores, y si te acabas de dar cuenta de que no es algo que debas seguir haciendo, entonces sigue leyendo y comienza a ir -tú- por el buen camino.

La violencia solo genera más violencia

Hay investigaciones que confirman que a ningún padre les gusta pegar a sus hijos, pero que llega un momento en el que no saben qué más pueden hacer. Existe un estudio realizado por el Dr. Murray Strauss en el Laboratorio de Investigación de la Familia que afirma que pegar a los niños solo les enseña a utilizar los actos de agresión y violencia para resolver los problemas que puedan tener.

Pegar solo enseña a los niños a que la violencia genera más violencia… es algo que a todos nos preocupa de nuestra sociedad, pero después… Cuando se pega en casa a un niño, se está inculcando este mismo concepto. Esta investigación demuestra además, que los niños que reciben golpes de sus padres, aunque ‘solo sean palmadas’ son más propensos a tener baja autoestima, depresión y cuando son adultos aceptan empleos peor pagados y tienen relaciones personales más tóxicas. Por lo tanto, para evitar todo esto, ¿qué es lo que debes empezar a hacer?

Qué hacer para no pegar a los hijos

La investigación confirma lo que muchos padres sienten instintivamente cuando no les gusta golpear a sus hijos, pero no saben qué más hacer. El último estudio realizado por el Dr. Murray Strauss en el Laboratorio de Investigación de la Familia afirma que las nalgadas enseñan a los niños a utilizar los actos de agresión y violencia para resolver sus problemas. Sólo se enseña y perpetúa más violencia, la misma cosa que nuestra sociedad está tan preocupada en erradicar. Por lo tanto, ¿qué hacer en su lugar?

Qué hacer para no pegar a los hijos

Mantén la calma y ten en cuenta alternativas

Si te sientes enfadado/a y fuera de control y solo tienes ganas de pegar a tu hijo, sal del contexto en el que te encuentras lo antes posible. Respira hondo, cuenta hasta 10… Necesitas tiempo de silencio. Cuando encuentres este tiempo de silencio y calma contigo mismo/a, podrás encontrar una alternativa o solución al problema y pegar no será una de ellas.

En ocasiones los padres pierden el control porque están sometidos a mucho estrés. Si no puedes salir de la situación, entonces hazlo mentalmente y cuenta hasta 10 mientras respiras hondo. Ten en cuenta estas alternativas:

  • Da opciones a los niños
  • Sé flexible
  • Sé un buen ejemplo
  • Usa consecuencias lógicas
  • Retira a los niños de las situaciones de conflicto
  • Informa a los niños de las consecuencias antes de que suceda el conflicto
  • Dile a tus hijos qué deben hacer en cada momento
  • Sé creativo ante situaciones conflictivas
  • Sé firme pero amable
  • Haz acuerdos y negocia con tus hijos antes de tiempo -así sabrán qué hacer en cada momento y las consecuencias-

Deja un comentario sobre “Qué puedes hacer en lugar de pegar a tus hijos”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios