20 señales de alerta de suicidio en adolescentes

Señales de alerta suicidio

El suicidio es un tema tabú en nuestra sociedad y teniendo en cuenta que entre 2014 y 2022 han habido 25.911 suicidios consumados, nadie debería mirar hacia otra parte… La sociedad tiene ser una parte activa en la prevención del suicidio puesto que es deber de todos frenarlo. Hay que prestar especial atención a una etapa vulnerable en las personas: la adolescencia.

En los adolescentes, el suicidio ha aumentado casi un 50% desde el año 2004 (la primera causa de mortalidad externa en estas edades), un porcentaje alarmante y es por eso, que resulta fundamental saber cuáles son las señales de alerta de suicidio en adolescentes.

Hablar del suicidio no hará que quienes tengan ideas suicidas lo hagan, aunque es un miedo de muchas personas. Hablar del suicidio es darle voz a una realidad silenciada, es dar información a quienes no la poseen. Es darnos cuenta de que sí hay otro modo de paliar ese sufrimiento.

Es sabido que la adolescencia es una etapa de muchos cambios (corporales, de identidad, la sexualidad, etc.). Esto puede hacer que se generen conflictos internos y externos, tanto a nivel relacional como de comunicación, sobre todo, hacia los padres o entre iguales.

Cuáles son las señales de alerta en adolescentes de tentativas suicidas

Es fundamental que tanto padres como madres tengan en cuenta los siguientes puntos, puesto que nos pueden advertir de que nuestro hijo/a adolescente puede estar teniendo pensamientos suicidas. En caso de que estos puntos nos sugieran que posiblemente nuestro hijo/a adolescente pueda tener este tipo de pensamientos, habrá que actuar lo antes posible para evitar que estas ideas tentativas se lleven a cabo.

Para ello, no pierdas ninguna de las siguientes señales que te mostramos a continuación y comparte esta información con tantas personas como consideres necesario:

  1. Comenta reiteradamente a personas cercadas que no quiere vivir o que está muy insatisfecho con la vida, verbaliza que no le encuentra sentido a la vida.
  2. Parece que está realizando preparativos para morir, así como cerrar asuntos pendientes, regalar sus pertenencias, visitar o llamar a personas cercanas a modo de despedida, etc.
  3. Prefiere sentirse solo/a e incomprendido/a. El día a día le resulta tedioso.
  4. Le da muchas vueltas a los problemas y piensa que no tienen solución y que nada puede hacer para mejorar.
  5. Tiene un aumento de molestias o dolencias físicas, asociadas a problemas emocionales.
  6. Presenta cambios de humor y de conducta inesperados. Aunque en la adolescencia es algo habitual, habría que fijarse en caso de que sus cambios fuesen muy bruscos.
  7. Tiene un comportamiento agitado y ansioso, o incluso momentos de sentirse estresados por cualquier aspecto de la vida, de forma exagerada.
  8. Hace comentarios de alerta del tipo: “No hago nada en este mundo”, “Estaríais mejor sin mí”, “Pronto se acabará mi sufrimiento”, “No seré tu problema por mucho más tiempo”, “Estoy cansado de luchar en la vida”, etc.
  9. Verbaliza abiertamente su intención de quitarse la vida.
Adolescencia y suicidio
  1. Tiene una actitud muy apática o con anhedonia ante actividades que antes disfrutaba, descuida su higiene o apariencia o se aísla.
  2. Expresa sentimientos de indefensión, inutilidad, impotencia, baja autoestima, desesperación y desesperanza hacia el futuro.
  3. No muestra sus emociones.
  4. Escucha voces que le dicen que tiene que quitarse la vida o hacer algo peligroso.
  5. Busca información en Internet sobre métodos de suicidio.
  6. Cambia sus hábitos alimenticios, de higiene o de sueño.
  7. Puede tener comportamientos autodestructivos.
  8. Mantiene conductas imprudentes.
  9. Baja el rendimiento escolar.
  10. Escribe cartas a amigos o familiares a modo de despedida.
  11. Siente que es una carga o una molestia para sus amigos o familiares.

Hay que tener especial cuidado cuando se tiene un estado de depresión previo y que sin venir a cuento, exista una mejora repentina y que nadie espera. Esto puede ser un momento de alto riesgo, ya que las personas con idea suicida significa que han tomado la decisión de hacerlo, y esto les produce cierto alivio.

Todas estas señales son un aviso claro de que hay que actuar cuanto antes para evitar que ocurra. La persona con ideas suicidas, sin importar la edad que tenga, no quiere morir, simplemente quiere dejar de sentir sufrimiento, dolor emocional o desesperanza… Pero no sabe cómo hacerlo y no quiere ser una carga para nadie.

Es importante saber qué hacer y qué no hacer ante estas circunstancias para que de esta manera, la persona con ideaciones suicidas comprenda que todo es temporal, y que con ayuda podrá encontrar de nuevo esa esperanza y las ganas de disfrutar y vivir.

Aunque estas señales las hemos escrito centrándonos en los adolescentes, realmente son señales que sirven para cualquier edad. En este sentido, si tienes a un familiar, amigo o cualquier otra persona que muestra este tipo de conductas, no lo ignores. No pienses que es así y que ya se le pasará… ayúdale a ver la luz al final del túnel. Ayúdale a darse cuenta de que su vida es muy importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios