Qué hacer y qué no hacer si tu hijo adolescente tiene ideas suicidas

ideas suicidas tratamiento

Si has identificado alguna señal de alerta de tentativas de suicidio en tu hijo/a adolescente, no pienses que es algo que se le va a pasar por sí solo. Necesita ayuda y que actúes cuanto antes. Pero para hacerlo bien, es importante que sepas qué hacer y qué no hacer para así,  que sepa que tu ayuda realmente le podrá servir para salir del pozo oscuro emocional en el que se encuentra en estos momentos.

Qué NO debes hacer

Es fundamental que nunca le desafíes para que haga lo que dice… No está llamando la atención, está sufriendo y necesita tu ayuda. Para poder prestar esa ayuda debe ver en ti seguridad y por lo tanto, deberás dejar a un lado el temor, no te muestres con miedo a que sea capaz de hacerlo… esto puede hacer que el adolescente se sienta aún más una carga para ti.

Nunca le juzgues ni le reproches, no tienes que dar lecciones morales de ningún tipo… no tienes que dar tu opinión, tienes que centrarte en ser su apoyo emocional.

No le digas que le vas a guardar el secreto, puesto que si debes pedir ayuda profesional o hablar con otros familiares para crear una red de seguridad, tendrás que hacerlo. Tienes que cuidarte a ti y compartir la responsabilidad con otros familiares para ayudar a tu hijo/a adolescente.

No te preocupes si en ese momento tu hijo adolescente se enfada contigo, en el futuro agradecerá esa ayuda aunque ahora no sea capaz de verlo.

Es importante que, aunque sea difícil para ti, no le controles demasiado, si lo haces estarás aumentando un sentimiento de incapacidad personal en el adolescente. No le hagas sentir infantilizado ni que crea que estás desconfiando de él o ella.

Nunca le mientas, necesitas una buena comunicación todo el tiempo, sobre todo por si en el futuro hay futuras recaídas de tentativas de suicidio. Es importante que tampoco le des falsas expectativas con frases del tipo “todo se arreglará”, además de que resultan invalidantes, no te creerá.

Bajo ningún concepto minimices los problemas que le hacen sentir de ese modo. No le fuerces a cambiar de opinión, no le persuadas diciendo cosas del tipo: “tienes toda la vida por delante” ya que así solo harás que se sienta aún más culpable y pensará que no tiene derecho a sentirse así. La desesperanza aumentará y el riesgo será aún mayor.

Evita decirle frases del tipo: “hoy te veo mejor”, porque puede que solo esté fingiendo y que nada tenga que ver con su estado emocional real. Esto haría que se sienta incomprendido/a y que se autoexija “estar bien” para no decepcionar o preocupar a familiares o amigos.

pensamientos suicidas

Qué SÍ debes hacer

Igual de importante es saber lo que no se debe hacer que lo que sí se debe. Por eso, ten presente todos estos puntos para ayudar a tu hijo/a adolescente en estos momentos tan difíciles para él/ella:

  • Muestra una actitud de escucha activa.
  • Acepta sus sentimientos y valida sus emociones.
  • Expresa tu preocupación (sin mostrar temor) al respecto.
  • Habla de forma directa y clara sobre el suicidio (pregúntale de forma respetuosa cuáles son los motivos que le hacen sentirse así, desde cuando tiene las ideas suicidas, etc.).
  • Muestra tu disponibilidad todo el tiempo.
  • Infórmate sobre el suicidio y busca ayuda para ti también, para poder entonar las circunstancias que te resulten más complicadas.
  • Tranquilízale para que no sienta que es una carga, habla con calma y de forma segura.
  • Dile claramente que estás dispuesto/a a ayudarle y dile claramente que tendrás que involucrar a otras personas significativas de su vida para poder hacerlo.
  • Hazle saber que hay recursos de ayuda disponibles y que los vais a utilizar.
  • Hazle entender que los sentimientos suicidas son temporales. Puedes buscar testimonios reales.
  • Dile que como quieres ayudarle vas a tomar medidas prácticas como retirar cualquier elemento de riesgo de su alcance (fármacos, objetos peligrosos, etc.).
  • Ayúdale a encontrar un buen profesional que pueda ayudaros en estos momentos tan complicados.
  • Respeta su espacio pero que al mismo tiempo se sienta acompañado/a, que no esté solo/a.
  • Aumenta la buena comunicación y el respeto mutuo.
  • Si necesita tomar decisiones, ayúdale a tomarlas, ofrece tu ayuda, pregúntale qué puedes hacer por él/ella.

Aunque estas recomendaciones las hemos indicado para un adolescente, en realidad son importantes para cualquier persona con intención suicida. Todos formamos parte del cambio, son nada menos que 200 personas al día las que intentan quitarse la vida en nuestro país, y cada día, 9 lo consiguen.

Desde 2014 a 2022 han sido nada menos que 25.911 las personas que no han visto luz al final del túnel y se han quitado la vida para dejar de sufrir. Ninguna de esas miles de personas querían morir realmente, solo necesitan ver esa luz, esa esperanza. Todos podemos ser esa lucecita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios