Viajar con niños por Europa

Conoce las mejores ciudades en Europa para visitar con niños

Viajar con niños Europa

Europa encierra una miríada de capitales con tesoros arquitectónicos únicos, que parecen joyas engastadas en una naturaleza digna de ser descubierta palmo a palmo. Además, el viejo continente también sabe cómo hacer las delicias de los más pequeños, hay tantos parques, museos y atracciones infantiles que los niños recordarán el viaje toda su vida. Sin embargo, existen cinco ciudades europeas que se distinguen del resto.

Cinco destinos en Europa para viajar con niños

1. París

Disneyland Paris

Aunque todos la conocen como la ciudad del amor, París también abre sus puertas para acoger gustosamente a toda la familia. Será obligatorio visitar la Torre Eiffel, la Catedral de Notre Dame y emprender el popular paseo en barco por el río Sena pero esta urbe también atesora muchísimas atracciones para los más pequeños de casa. De hecho, París puede enorgullecerse de sus parques temáticos para niños, como el Parc Asterix, inspirado en los dibujos animados de Asterix y Obelix, el Disneyland Paris con las figuras más emblemáticas de Disney y Le Jardin d´Acclimatation que cuenta con un área de juegos y un zoológico.


2. Berlín

Museo de Ciencias Natural Berlin

Esta ciudad tiene más de 200 museos, espacios donde los niños también podrán descubrir el maravilloso mundo del arte y la ciencia. Son de visita obligatoria: el Museo de Ciencias Naturales, que cuenta con uno de los esqueletos de dinosaurios más grandes del mundo y el MACHmit! Museum für Kinder, una antigua iglesia reformada que organiza visitas sensoriales para los niños. Los peques también podrán visitar numerosos parques infantiles, el zoológico de Berlín, el Acuario Aquadom & Sea Life y el museo-tienda de chocolate Bunte-Schokowelt. No obstante, los que prefieran un entorno más natural podrán disfrutar de los diversos lagos berlineses como el Wannsee, el Müggelsee y el Grunewald y del conocido parque de Plansche en Plänterwald que cuenta con chorros de agua, columpios, barcos piratas y pirámides de cuerdas para trepar.


3. Londres

London Eye

A primera vista, puede parecer que Londres no es una ciudad pensada para los niños, pero nada más lejos de la verdad. A los pequeños les aguarda el London Zoo, el zoológico científico más antiguo del mundo, también podrá subirse a bordo de un autobús anfibio para recorrer el Támesis y montarse en el London Eye para disfrutar de una vista panorámica de la ciudad. Otra de las atracciones es el Museo de Cera Madame Tossauds, la casa de Sherlock Holmes y el velero clíper escocés Cutty Sark. Asimismo, pueden visitar el famoso parque Diana Memorial Playground en Kensington Garden donde se dice que se perdió Peter Pan, el Crystal Palace Park que cuenta con una excelente colección de dinosaurios de tamaño natural o apuntarse a uno de los tours de Harry Potter que recorren la ciudad.


4. Barcelona

Gaudí Barcelona

Uno de los mayores atractivos de esta ciudad es su majestuosa arquitectura, que cautiva a los visitantes desde el primer momento: templos góticos, casas modernistas, monumentos medievales y los icónicos edificios de Gaudí. Sin embargo, detrás de esta fachada cultural existen muchísimas atracciones para los más pequeños. Podrán visitar el Museo del Chocolate, que cuenta con excelentes y deliciosas réplicas de monumentos famosos. También podrán disfrutar del CosmoCaixa, un museo interactivo de ciencia, y del Museo de Ideas e Inventos, ideal para despertar la curiosidad y la imaginación infantil. Los más aventureros tendrán la oportunidad de visitar la cueva buceo del Oceanario, cerca del puerto deportivo de Port Vell, que cuenta con disímiles opciones recreativas para los más pequeños.


5. Ámsterdam

NEMO Museo Ámsterdam

Ámsterdam es uno de los destinos turísticos más impresionantes de Europa, no solo por su increíble mezcla de estilo barroco y renacentista, sino porque tiene mucho que ofrecer a las familias. Una de sus atracciones más famosas es el Museo Van Gogh, donde los niños pueden disfrutar de las obras de este pintor. También podrán visitar NEMO, el museo de la ciencia de Ámsterdam, y el Tropenmuseum, un museo que propone un salto a los países tropicales. Sin embargo, también merece la pena visitar la Casa de Rembrandt y la Casa de Ana Frank para conocer de primera mano la historia de estos grandes personajes. Y si decidís salir un poco del centro, encontraréis parques naturales bellísimos como el Flevopark, el Oosterpark y el Hortus Botanicus, ideales para pasar un día al aire libre.

Deja un comentario sobre “Viajar con niños por Europa”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios