Aceites esenciales que no debes usar durante el embarazo

Aceites esenciales permitidos en el embarazo

Durante siglos los aceites esenciales se han utilizado para prevenir y tratar enfermedades de diversa índole. Los griegos y los chinos solían usarlos para hacer perfumes y medicamentos, aunque no fue hasta el siglo XX, con los trabajos del químico Rene Gettefosse, que la ciencia descubrió que los aceites esenciales realmente tenían efectos curativos y desinfectantes. De hecho, en la actualidad se suelen utilizar para combatir el estrés, reducir la ansiedad y aliviar algunos síntomas físicos como el agotamiento muscular, los dolores articulares e incluso las molestias propias del embarazo.

Las embarazadas recurren a la terapia con aceites esenciales para calmar las náuseas, reducir el estrés, combatir el insomnio y facilitar el proceso de parto. Sin embargo, el uso de algunos aceites esenciales durante el primer trimestre de la gestación puede afectar el desarrollo del feto e incluso provocar un aborto espontáneo. Esto se debe a que los aceites esenciales pueden traspasar la barrera dérmica, alcanzar la placenta y llegar hasta el feto, lo cual podría ser muy peligroso si contienen moléculas tóxicas.

Por lo general, después del primer trimestre el riesgo de que los aceites esenciales afecten al bebé se reduce considerablemente. No obstante, existen algunos tipos de aceite que se deberían evitar durante toda la gestación.

¿Qué aceites esenciales no deberías utilizar durante la gestación?

  1. Salvia officinalis. Se trata de uno de los mejores bactericidas naturales, ayuda a desinfectar la piel y acelera el proceso de cicatrización, por lo que resulta muy útil para tratar heridas o úlceras. También es muy efectivo en el tratamiento de la faringitis o amigdalitis. Sin embargo, su uso durante el embarazo aumenta el riesgo de aborto.
  2. Cedro del Atlas. Es un aceite esencial revitalizante que ayuda a combatir el estrés y las tensiones diarias. Además, tiene propiedades diuréticas y antifúngicas, a la vez que promueve el proceso de cicatrización. No obstante, se ha demostrado que tiene propiedades abortivas, por lo que se debe evitar su uso durante el embarazo.
  3. Orégano. Es un potente agente antimicrobiano que ayuda a combatir infecciones, a la vez que tiene propiedades antivirales, antimicóticas y antibacteriales. Además, es muy eficaz en el tratamiento de los hongos y para aliviar los resfriados. A pesar de ello, debería evitarse durante el embarazo ya que se ha comprobado que puede afectar el desarrollo fetal.
Aceites esenciales prohibidos durante el embarazo

 

  1. Clavo. Se ha demostrado que el aceite esencial de clavo es una excelente terapia natural para aliviar el dolor y acelerar el proceso de cicatrización. Además, tiene propiedades antisépticas, antiespasmódicas y parasiticidas. No obstante, debe evitarse durante el embarazo, sobre todo durante el primer trimestre, ya que aumenta el riesgo de sufrir un aborto espontáneo.
  2. Poleo. El aceite esencia de poleo es un excelente digestivo y tónico estomacal, por lo que resulta muy beneficioso para controlar los problemas de estómago. También es un buen agente expectorante y antitusígeno y además se utiliza como antiséptico y antiespasmódico. Sin embargo, se conoce que tiene un efecto altamente hepatotóxico y propiedades abortivas.
  3. Menta piperita. Este aceite ayuda a calmar el dolor, previene la retención de líquido y es un excelente antiinflamatorio. También se utiliza como antiséptico y expectorante, a la vez que contribuye a combatir el dolor de cabeza y la migraña. No obstante, se ha comprobado que su uso durante la gestación puede provocar alteraciones en el desarrollo del bebé e incluso llegar a inducir el parto.
  4. Canela. El aceite de canela es conocido por sus efectos beneficiosos sobre la circulación y la presión sanguínea, a la vez que reduce el dolor y combate las enfermedades inflamatorias. También tiene propiedades antibacterianas y antivirales, pero, al igual que la canela en polvo o en rama, tiene propiedades abortivas, por lo que es mejor evitarlo en el embarazo.

¿Cómo utilizar los aceites esenciales durante el embarazo de forma segura?

Existen algunos aceites esenciales que, a diferencia de los que pueden resultar tóxicos para el feto o provocar un aborto, ayudan a aliviar las molestias del embarazo sin representar un riesgo. Dentro de estos se encuentra el aceite esencial de lavanda, mandarina, árbol del té, rosa, jazmín, eucalipto y toronja. No obstante, antes de usarlos debes seguir las siguientes recomendaciones:

  • Evita utilizarlos antes del tercer mes de gestación ya que en esta etapa las probabilidades de sufrir un aborto espontáneo son bastante altas, por lo que es mejor prevenir cualquier riesgo.
  • A la hora de comprar un aceite esencial será mejor que apuestes por las opciones 100% naturales que se venden en las farmacias o parafarmacias antes que comprar los aceites sintéticos que se encuentran en los supermercados o las tiendas de cosmética.
  • No olvides seguir siempre el modo de utilización y la posología recomendada. Usualmente, se recomiendan de 2 a 4 gotas para los baños y entre 4 y 6 gotas para la piel.
  • Utiliza los aceites esenciales por tiempo limitado, no extiendas su uso demasiado porque su efecto acumulativo podría resultar tóxico para el bebé. Lo mejor es que los utilices de forma ocasional y si lo haces a diario, no los uses por más de 15 días.
  • Consulta a tu médico antes de utilizar cualquier tipo de aceite, así podrás estar segura de que no afectará a tu bebé.

Deja un comentario sobre “Aceites esenciales que no debes usar durante el embarazo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!