Cómo ayudar a un niño a tener un peso saludable

Un peso saludable es salud en todos los aspectos

Niño peso saludable

El constante aumento de la obesidad en los niños es algo que preocupa a nivel mundial. Cada vez son más los niños que tienen sobrepeso sin importar su procedencia o nivel social. Por desgracia, cuando los niños pesan más de la cuenta, toda su calidad de vida se ve totalmente comprometida. Además, los niños con sobrepeso tienen más riesgo de sufrir acoso escolar y también son menos propensos a participar en actividades físicas como hacen sus iguales con un peso normal.

Los niños regordetes tienen más riesgo de convertirse en adultos gordos como consecuencia a largo plazo del problema de peso infantil. Otra cosa preocupante es que la tasa de diabetes también está vinculada a la obesidad y es extremadamente alta. Cada vez son más los adultos diabéticos, haciendo que tengan más problemas de nervios, insuficiencia orgánica e incluso que sufran muerte prematura.

Por suerte, la obesidad no tiene que ser un destino para los niños. Aunque hayan niños que puedan tener mayor predisposición genética a estar gorditos, los factores ambientales juegan un papel mucho más importante. Los padres no pueden cambiar ni los genes ni el entorno, pero sí hay cosas que pueden hacer para marcar la diferencia en el desarrollo y en la salud de sus hijos.

Crear un hogar más sano

Tomar conciencia

Lo primero que deberás tener en cuenta para controlar el peso de tus hijos es empezar con la conciencia. Puede ser difícil para una madre ver que hay algo malo en que su hijo tenga unas mejillas rechonchas por estar bien alimentado. Hay investigaciones que demuestran que los padres solo se preocupan cuando sus hijos están obesos, pero no cuando tienen sobrepeso.

Es necesario tener conciencia de los beneficios de los alimentos saludables -y hacer compras inteligentes en el supermercado- así como la importancia de hacer ejercicio -que se puede hacer ejercicio familiar-.

Quitar falsas creencias

Quizá tengas una creencia arraigada por las viejas generaciones que te decían que es mejor para los niños estar algo gorditos. Pero no es así. Es necesario que todas las madres lleven a sus hijos al médico desde el principio e insistir en los controles de peso regulares para animar a los niños a tener un peso saludable.

Peso saludable

Porciones limitadas

Para controlar el peso de tus hijos -e incluso el tuyo propio-, puedes limitar las porciones y utilizar los platos más pequeño. Toda la familia podéis comer limitando las porciones porque es más saludable e incluso es necesario negar una segunda porción o la toma de golosionas cuando no tocan.

En nuestra cultura, la comida es una forma de expresar amor, pero hay otras muchas maneras de expresar el amor incondicional que se puede sentir hacia los demás.

No obligues a tu hijo a comer

Olvida eso de obligar a los niños a acabar con lo que tienen en el plato… eso no es saludable. Los estómagos de los niños son más pequeños que el tuyo y se llenan con más facilidad. Deja que coma lo que tiene hambre sin obligarle a comer más o le estarás enseñando que para ser buen chico tiene que comer aunque no tenga hambre.

Es importante enseñar a los niños a tener un estilo de vida saludable, pero sobre todo a ser un buen ejemplo de ello. Los niños aprenden de lo que ven y si quieres que tus hijos tengan un buen peso, deberás comenzar teniéndolo tú llevando una vida saludable en todos los aspectos -pero sin enseñar valores perjudiciales como la obsesión por bajar de peso o por el deporte en extremo-. Una vida saludable le garantizará un mejor estilo de vida.

Deja un comentario sobre “Cómo ayudar a un niño a tener un peso saludable”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios