La depresión postparto: Causas, síntomas y tratamiento

Qué es la depresión postparto y por qué ocurre

Depresión postparto

La depresión postparto es un trastorno mucho más común de lo que pensamos. De hecho, se estima que en España entre el 10% y el 13% de las mujeres padece depresión postparto. Básicamente, se trata de una alteración del estado de ánimo que puede ser moderada o intensa en la mujer que ha dado a luz. En la mayoría de los casos los síntomas depresivos se manifiestan durante los primeros tres meses después del parto, pero en ocasiones puede presentarse hasta un año más tarde.

Las causas que se encuentran en la base de la depresión postparto

Hasta el momento no se conocen con exactitud las causas que desencadenan la depresión postparto, pero se considera que los cambios en los niveles hormonales durante el embarazo, así como una predisposición genética y algunas condiciones del entorno, pueden influir negativamente en el estado emocional de la madre.

Causas neuro-hormonales

Durante el embarazo los niveles de estrógenos se disparan y más tarde, después del parto, caen estrepitosamente. A muchas mujeres les cuesta reajustar dicho equilibro hormonal por lo que desarrollan un trastorno similar al síndrome premenstrual, el cual se ha relacionado con un aumento del riesgo de depresión postparto.

Causas genéticas

Se ha demostrado que en la base de la depresión postparto se encuentran determinados polimorfismos genéticos que predisponen a las mujeres que los portan a desarrollar el trastorno. Este riesgo aumenta en las mujeres cuyas madres o abuelas también han sufrido depresión o psicosis postparto.

Factores psicosociales

Las madres que son muy perfeccionistas suelen tener una mayor predisposición a desarrollar depresión postparto. Esto se debe a que tras el alumbramiento, una etapa en la que sus habilidades emocionales están más comprometidas, experimentan una gran sobrecarga y estrés que no son capaces de gestionar. La falta de apoyo, un divorcio o la aparición de dificultades económicas también pueden aumentar el riesgo.

Otros factores que pueden aumentar este riesgo son: tener menos de 20 años, contar con poco o ningún apoyo para la crianza del hijo, consumir alcohol o cigarrillos, haber tenido antecedentes de depresión, trastorno bipolar o ansiedad o haber experimentado un evento traumático antes del embarazo.

Causas, síntomas y tratamiento de la depresión postparto

¿Cómo reconocer una depresión postparto?

Durante las dos primeras semanas después del embarazo los sentimientos de ansiedad, irritación, tristeza con llanto e inquietud son comunes. Es un período que suele denominarse “depresión puerperal” o “baby blue”. Sin embargo, estos signos suelen desaparecer al cabo de varias semanas sin necesidad de tratamiento.

En cambio, cuando estos síntomas no desaparecen, se desarrolla una depresión posparto. En práctica, los síntomas de la depresión posparto son los mismos signos que se presentan durante la depresión en cualquier otra etapa de la vida. Se caracteriza por la presencia de un estado anímico triste o deprimido, aunque es probable que la madre también experimente:

  • Agitación e irritabilidad
  • Retraimiento
  • Sentimiento de culpa e inutilidad
  • Llanto frecuente
  • Reducción del apetito
  • Temor a quedarse sola con su hijo
  • Incapacidad para cuidar de sí misma o su bebé
  • Prestarle poca atención al bebé
  • Pérdida del interés por las actividades
  • Pérdida de la concentración y energía
  • Dificultades para centrarse en las tareas
  • Problemas para dormir
  • Ideas de suicidio o muerte

El tratamiento y pronóstico de la depresión postparto

En la mayoría de los casos, la depresión postparto suele solucionarse sin mayores complicaciones. Sin embargo, si la madre no recibe el tratamiento adecuado es probable que su estado empeore y termine haciéndose daño a sí misma o a su bebé. Para evitar este riesgo, lo mejor es acudir a un profesional que ponga en práctica una terapia personalizada. La terapia psicológica suele ser la mejor opción, sobre todo cuando la madre está amamantando a su bebé. No obstante, existen casos en los que es necesario recurrir a la terapia farmacológica.

Por lo general, es difícil hacer referencia a un periodo de tiempo específico para la recuperación, en algunos casos puede tardar algunas semanas o meses pero en otros incluso años, ya que depende de la intensidad de la depresión, el sistema de apoyo con que cuente la madre y la eficacia del tratamiento.

Por eso, si sospechas que tienes depresión postparto, se recomienda que:

  • No escondas tus emociones. Expresa lo que sientes, habla con tu pareja, familia y amigos.
  • Planifica tiempo para estar a solas con tu pareja, visitar a las amigas o ir de compras.
  • No pongas en práctica grandes cambios en tu vida durante el embarazo o inmediatamente después de dar a luz.
  • Descansa todo lo que puedas, aprovecha cuando tu bebé duerma.
  • No intentes hacer más de lo que puedes ni te obsesiones con ser perfecta.

Deja un comentario sobre “La depresión postparto: Causas, síntomas y tratamiento”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!