Familia

¿Cómo saber si es niño o niña? 5 métodos caseros para predecir el sexo del bebé

Prediciendo el sexo del bebé con métodos caseros, entre la expectación y la sabiduría popular

niño o niña
Jennifer Delgado

Jennifer DelgadoEducadora, psicóloga y psicopedagoga

Hay padres que prefieren no conocer el sexo de su bebé hasta el momento del nacimiento ya que lo consideran irrelevante siempre que su hijo venga sano y fuerte. Sin embargo, lo cierto es que la mayoría de las parejas que esperan un bebé aguardan con impaciencia saber si tendrán un niño o una niña. Y es que, aunque esto no significa que no prioricen la salud y el bienestar de su futuro hijo, conocer el sexo es siempre motivo de expectación. Ello explica por qué aún hoy, cuando se cuentan con tantos avances científicos para determinar el sexo del bebé y muchos otros indicadores de su desarrollo, muchos padres siguen recurriendo a métodos caseros para predecir si tendrán un niño o una niña.  

Antiguamente, cuando no existían las ecografías o los análisis de sangre, estos métodos caseros les permitía a las mujeres predecir el sexo del bebé antes de dar a luz. La mayoría estaban basados en la sabiduría que los años y la experiencia les confería a las abuelas, pero no escapaban de las creencias populares y los mitos extendidos de generación en generación. Por eso, aunque no pueden considerarse métodos fiables para conocer con exactitud el sexo del bebé, pueden convertirse en un recurso para echar rienda suelta a la imaginación de los padres y regalarles bonitos momentos durante el embarazo que recuerden con el paso del tiempo. 

5 métodos caseros que pueden predecir el sexo del bebé

Los métodos caseros para predecir el sexo del bebé están basados en la experiencia empírica y no en la ciencia, pero a pesar de ello pueden ser útiles para aquellas parejas que quieran hacerse una idea de si tendrán niña o niño antes de la ecografía definitiva. He aquí algunos métodos sencillos, prácticos y fáciles de hacer en casa para predecir el sexo del bebé.

1. Cambios a ojos vista

Uno de los trucos a los que siguen recurriendo muchas abuelas para predecir el sexo del bebé en una embarazada consiste en observar los cambios que tienen lugar en su cuerpo a medida que la gestación avanza. En este sentido, se recomienda fijarse por ejemplo en la forma de la barriga o la rapidez con la que crece el vello corporal. Dice la creencia popular que si la barriga es más puntiaguda significa que será niño mientras que si es más redonda y distribuida en el medio será una niña, de la misma manera que si a la madre le crece más rápido el vello corporal implica que tiene más testosterona en el cuerpo y, por tanto, tendrá un varón. 

Otro truco consiste en observar el color de los pezones. Se cree que si los pezones de la embarazada se oscurecen espera a un niño mientras que si apenas cambian de color será una niña. Sin embargo, para predecir el sexo del niño no basta con fijarse en el cuerpo de la embarazada, sino también en su comportamiento. Asegura la creencia popular que si una gestante tiene antojos de alimentos dulces tendrá una niña, mientras que si le apetecen alimentos salados tendrá un niño.

2. Prueba del bicarbonato

Otro truco casero muy popular para predecir el sexo del bebé durante las primeras semanas de embarazo es la prueba del bicarbonato. Un experimento basado en la reacción química que se produce entre las diferentes sustancias presentes en la orina de la embarazada al mezclarse con el bicarbonato. Para realizarlo se recomienda a la futura madre recoger la primera orina de la mañana en un recipiente. En otro igual debe colocar la misma cantidad de bicarbonato y, luego, debe mezclarlos. Si al combinarse ambas sustancias la reacción genera burbujas, se dice que será un niño. En cambio, si no hay ninguna reacción evidente, será una niña

3. Prueba del anillo

La prueba del anillo es otro de esos trucos caseros para predecir el sexo del bebé muy populares entre las embarazadas ya que, además de brindar algunas luces sobre si será niño o niña, ofrece la posibilidad de pasar un rato divertido y especial en pareja o con alguien cercano. Para hacerlo lo único que se necesita es un anillo y un hilo. Entonces, se debe atar el anillo a la punta del hilo como si de un péndulo se tratase. Con ayuda de otra persona, se coloca el péndulo sobre el vientre de la embarazada y se observa el movimiento del mismo. Si el anillo se mueve de manera circular, significa que se espera una niña. En cambio, si se mueve de forma recta, será un chico.

Cómo saber si es niño o niña casero

4. Test del aceite

Si quieres conocer si tendrás un niño o una niña, otro truco casero que puedes implementar es el test del aceite. ¿Cómo funciona? Se recomienda acostarse sobre una superficie lisa como la cama, el sofá o incluso, el suelo. Entonces, otra persona debe verter sobre el vientre de la embarazada unas gotitas de aceite, preferentemente de coco u oliva. Si el aceite se queda en su sitio durante los primeros segundos, significa que el bebé será niña. En cambio, si las gotas de aceite se deslizan inmediatamente por el costado del vientre, significa que se espera un niño.

5. Interpretación de los sueños

Aunque pueda parecer un truco salido del psicoanálisis de Sigmund Freud, lo cierto es que intentar descifrar el sexo del bebé a partir de la interpretación de los sueños de la futura madre es uno de los trucos más usado por las abuelas. Esto ya que se pensaba que el sexo podía revelarse a través del inconsciente en forma de sueño o ensoñaciones mientras la embarazada dormía. Sin embargo, la idea no solo consiste en interpretar los sueños de la embarazada, sino en hacerlo usando la psicología inversa. Esto significa que, si la madre sueña que tiene un niño, entonces será una niña y si sueña que tiene una niña, entonces dará a luz a un niño.

Asimismo, otras formas de predecir el sexo del bebé antes de descubrirlo mediante una ecografía consiste en recurrir a la tabla china del embarazo o la tabla maya de embarazo, basados en el calendario lunar. De esta manera, se puede calcular el sexo del pequeño teniendo en cuenta la edad lunar de la madre y el mes en que concibió. Sin duda, dos métodos ideales para los futuros padres que disfrutan de los acertijos matemáticos.   

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *