Somnifobia infantil: El miedo a irse a dormir

Cuando irse a dormir se convierte en toda una pesadilla...

Somnifobia infantil

El miedo a la hora de ir a la cama suele aparecer entre los 2 y 4 años de edad ya que es la etapa en la que se desarrolla la imaginación infantil. Sin embargo, dado que los pequeños aún no son capaces de distinguir bien entre la realidad y la fantasía, piensan que los monstruos, dragones y otros villanos pueden hacerles daño.

La hora de ir a la cama es especialmente complicada ya que se le añade otro elemento potencialmente aterrador: la oscuridad. Si a esto se le suman las pesadillas, tenemos los ingredientes perfectos para que se desarrolle una somnifobia propiamente dicha.

¿Qué es la somnifobia?

La somnifobia es un trastorno psicológico que se caracteriza por un miedo irracional y excesivo ante la perspectiva de dormir. Quienes lo sufren, entran en pánico pues creen que algo terrible les ocurrirá mientras duermen. De hecho, este trastorno no es exclusivo de la edad infantil, también aparece en la edad adulta. Aunque estas personas pueden ser conscientes de que su miedo no es racional, no logran evitarlo.

En los niños pequeños, el miedo a dormir puede considerarse evolutivo y normal, lo cual significa que el temor desaparece a medida que el pequeño crece y aprende a diferenciar la realidad de la fantasía. A los 8 años la mayoría de los niños ya no tienen miedo a dormir. Sin embargo, en algunos casos eso no ocurre y el miedo termina siendo desadaptativo, provocando un gran malestar y sufrimiento en el niño. En ese caso se puede hablar de una fobia.

De hecho, la somnifobia puede terminar afectando el día a día del niño. Como el pequeño no duerme ni logra descansar lo suficiente, tendrá somnolencia diurna, su atención disminuirá y su capacidad de aprendizaje se afectará.

¿Cuáles son los síntomas de la somnifobia infantil?

Cada niño es diferente, pero la mayoría comienzan a mostrarse inquietos y ansiosos a medida que se acerca la hora de ir a la cama. A menudo inventan excusas para que los padres se queden a su lado pues les da miedo quedarse solos.

Algunos pueden negarse a ir a la cama, lloran desconsoladamente y se despiertan muy asustados a mitad de la noche. En los casos más extremos pueden asustarse tanto que les cuesta respirar, sudan profusamente, tiemblan, tienen palpitaciones y sufren náuseas.

Somnifobia

¿Cómo puedes ayudar a tu hijo a afrontar el miedo a dormir?

Las fobias no suelen aparecer de manera repentina, normalmente son un miedo enquistado. Eso significa que, si los padres logran gestionar adecuadamente el miedo a dormir de sus hijos, existen menos probabilidades de que el pequeño termine sufriendo somnifobia, en cuyo caso sería necesaria la intervención de un psicólogo.

Si tu hijo tiene miedo a dormir, lo más importante es que no ridiculices ese temor porque debe saber que puede contar contigo y hablarte abiertamente de sus miedos, lo cual le ayudará a superarlos. Tu papel será validar esas emociones y restarle parte de su impacto. Por tanto, en vez de decirle: “No seas tonto, los monstruos no existen, duérmete”, es mejor que le digas: “Comprendo que estás asustado, voy a quedarme a tu lado hasta que te calmes”.

En ese momento, puedes mostrarle que su habitación es segura. Anímale a revisar debajo de la cama como si fuera un juego, en el interior del armario o en el espacio detrás de la puerta, para que se convenza de que ha tenido una pesadilla o ha sido un truco de su imaginación.

En muchos casos ayuda dejar encendida una luz indirecta en su habitación, de manera que el pequeño se sienta más seguro y duerma mejor. No obstante, no se recomienda encender la luz principal ya que esto creará una dependencia que terminará afectando la calidad del sueño. Cuando acudas a su habitación, consuélalo con esa luz tenue e indirecta.

También ayuda no exponerlo a contenidos especialmente impactantes que luego puedan colarse en sus sueños, sobre todo durante las horas antes de irse a la cama. Además, puedes recurrir a libros como “Yo mataré monstruos por ti”, que abordan directamente este temor y pueden ser de gran ayuda para los niños.

Deja un comentario sobre “Somnifobia infantil: El miedo a irse a dormir”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios