Tratamiento de la hiperactividad infantil

Cada niño es un mundo y, como tal, debe ser tratado. Por eso, el mejor tratamiento para el trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es aquel que tenga en cuenta las características del pequeño, la gravedad del trastorno y, por supuesto, su entorno familiar y escolar. Si asumimos esta perspectiva, es fácil comprender que el tratamiento de la hiperactividad infantil debe tener un enfoque multidisciplinar ya que, después de todo, el TDAH impacta en las diferentes esferas de la vida del niño.

El principal objetivo de este tipo de tratamiento consiste en mejorar los síntomas más preocupantes del TDAH: la impulsividad, la hiperactividad y las dificultades de atención. No obstante, también se enfoca en prevenir la aparición de otros problemas asociados al trastorno, sobre todo en el entorno familiar, así como en mejorar las competencias académicas del niño.

Las bases principales del tratamiento

Intervención psicológica

La intervención psicoterapéutica se dirige a armonizar los aspectos conductuales, emocionales y sociales relacionados con el TDAH. Por ejemplo, se utilizan las técnicas de modificación de conducta para establecer normas y límites, desarrollar hábitos positivos y modificar los comportamientos disruptivos. También se recurre al entrenamiento en habilidades sociales para lograr que el niño pueda resolver los conflictos de manera más asertiva y se le enseñan técnicas de relajación, dirigidas a controlar el estrés y la ansiedad.

Intervención educativa

Como muchos niños hiperactivos también tienen problemas con su rendimiento académico, es importante trabajar en esta área. El psicopedagogo entrenará al niño para que use diferentes técnicas que le permitan focalizar su atención, de manera que pueda mejorar su memoria y su percepción. También se le enseña a manejar la frustración, resolver los conflictos con los compañeros de colegio y se le brindan técnicas de estudio que mejoren su rendimiento académico.

Tratamiento de la hiperactividad infantil

Intervención familiar

Como norma, el mayor impacto del TDAH tiene lugar en el hogar ya que a los padres les resulta difícil manejar el comportamiento del niño y se produce una sobrecarga de tensiones que termina generando problemas de comunicación y conflictos. Por eso, un pilar fundamental del tratamiento de la hiperactividad infantil consiste en lograr un clima familiar que sea funcional y agradable. Los padres deben aprender a afrontar las conductas disruptivas del niño y, al mismo tiempo, deben potenciar comportamientos adecuados.

Tratamiento farmacológico

En algunos casos, es necesario recurrir a los medicamentos para mantener bajo control los síntomas del TDAH. Lo más usual es que se recurra al metilfenidato, un medicamento estimulante que bloquea los transportadores de dopamina, con lo cual se produce un aumento de esta sustancia a nivel extracelular y los síntomas mejoran. Otra alternativa es la atomoxetina, catalogada como un fármaco no psicoestimulante, que inhibe la recaptación de la noradrenalina.

¿Cuáles son las claves para que el tratamiento sea exitoso?

  • Aceptación. Es fundamental que los padres, y la familia en sentido general, acepten y comprendan el trastorno del niño. De la misma forma, es importante que este sea consciente de su dificultad. La aceptación del TDAH hace que cada miembro de la familia asuma el rol que le corresponde y evita caer en situaciones de culpabilización o etiquetaje.
  • Actitud positiva. La actitud positiva no es una varita mágica pero determina en gran medida el éxito del tratamiento. Cuando los padres se mantienen optimistas y confían en los profesionales, el niño se sentirá más motivado y se mostrará más receptivo al tratamiento.
  • Implicación familiar. La hiperactividad en los niños es un problema de toda la familia por lo que para manejarla es necesario que los padres se comprometan con el tratamiento y sigan al pie de la letra las indicaciones terapéuticas.
  • Participación educativa. La actitud y las estrategias que sigan los maestros del niño hiperactivo también es un aspecto fundamental para el éxito del tratamiento. De hecho, los profesores deben tener al menos un conocimiento básico del trastorno que les permita diseñar un entorno de aprendizaje más estructurado de lo habitual.

6 comentarios sobre “Tratamiento de la hiperactividad infantil

  1. AFRIMAR DAAL dice:

    Me gusto mucho ya que soy profesora de preescolar y hoy en día nos encontramos con niños con trastorno de hiperactividad y no sabemos como abordar el caso.

  2. Verito Vielma dice:

    Hola! Están super interesantes los artículos sobre TDAH, como Terapeuta Ocupacional, acoto que sería interesante agregar en la atención o tratamiento el área de terapia ocupacional, sobretodo hablar del área de integración sensorial, ya que la condición de TDAH inicia desde un funcionamiento “atípico” a nivel cerebral y en I.S. se trabaja con actividades que permiten la regulación de las funciones cerebrales a través del estímulo adecuado (movimiento-juego). De tal modo que: si el “cerebro” busca movimiento, a través de una actividad guiada puede obtener el estímulo de forma apropiada… y así se puede ayudar al niño a regularse un poco más, sobretodo que aprenda a “auto-regularse”. A sus ordenes en lo que necesiten ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!