Trastorno bipolar infantil: Cuando el humor cambia constantemente

Para ayudar a un niño con trastorno bipolar primero hay que entender qué es esta condición

Durante muchos años se puso en duda que los niños pudiesen sufrir un trastorno bipolar ya que se pensaba que como su personalidad aún era inmadura, no cumplían con los requisitos diagnósticos pues no podían tener variaciones de humor tan drásticas.

Sin embargo, en los años ’90 algunos psiquiatras se dieron cuenta de que los síntomas del trastorno bipolar en los niños no coincidían con los característicos de los adultos, pero eso no significaba que no existiese. A este problema se le denominó entonces “trastorno bipolar de aparición temprana”.

Hoy se estima que el trastorno bipolar afecta aproximadamente al 1% de la población y, si bien en la adultez es común tanto en hombres como en mujeres, en la infancia es más habitual en los varones. Además, se ha podido apreciar que los chicos suelen sufrir más episodios maniacos y las niñas tienden a la depresión.

¿Cuáles son los síntomas principales del trastorno bipolar infantil?

El trastorno bipolar no afecta a todos los niños de la misma forma. La intensidad, frecuencia y duración de los síntomas varían mucho, aunque su base se mantiene inalterable: se trata de un trastorno caracterizado por cambios extremos en el humor, variaciones en la energía para enfrentar las actividades de la vida cotidiana, así como en la conducta y el pensamiento.

Los niños que sufren un trastorno bipolar suelen mostrar:

  • Irritabilidad, cualquier cosa puede molestarle o frustrarle
  • Actitud irrespetuosa y amenazante
  • Explosividad afectiva, caracterizada por un humor cambiante
  • Falta de atención
  • Ciclos de tristeza y euforia
  • Comportamientos autodestructivos y autolesiones
  • Accesos de risa y/o ataques de llanto sin motivos aparentes
  • Pérdida de sueño
  • Autoestima falsamente elevada
  • Pensamiento acelerado que puede provocar la fuga de ideas
  • Agitación psicomotriz y verborrea
Trastorno bipolar infantil

Para realizar un diagnóstico del trastorno bipolar infantil es necesario que se manifiesten al menos tres de estos síntomas y que se intercalen periodos de ánimo normal con etapas de irritabilidad o falta de energía. No obstante, los síntomas van cambiando con el paso de los años. En la infancia los episodios maniacos o depresivos suelen durar poco pero a partir de la adolescencia estos son más comunes y extensos ya que el trastorno se instaura por completo.

Cuando el trastorno bipolar está acompañado por otros problemas, como la ansiedad, el TDAH y el trastorno oposicionista desafiante, su pronóstico es peor. Estos niños también suelen tener dificultades académicas, no porque tengan problemas de inteligencia sino porque durante los periodos de desestabilización les resulta difícil concentrarse.

¿Tiene el trastorno bipolar un componente genético?

Diversas investigaciones han señalado el componente genético del trastorno bipolar. De hecho, los niños cuyos padres padecen este problema, tienen 2,7 veces más probabilidades de desarrollar un trastorno bipolar y 4 veces más riesgo de sufrir algún trastorno afectivo.

No obstante, más allá de su componente hereditario, el trastorno bipolar también está mediado por la educación y el contexto social, factores que pueden determinar y moldear la intensidad y frecuencia de los síntomas de trastorno bipolar infantil. Por ejemplo, se conoce que la exposición a situaciones muy estresantes durante la infancia, el descuido de los padres en la educación del niño y los abusos físicos pueden actuar como factores desencadenantes del trastorno bipolar o acentuarlo.

La familia del niño con trastorno bipolar

Manejar a un niño que sufre un trastorno bipolar no es sencillo. De hecho, a menudo los padres se sienten desconcertados y sin herramientas ya que no saben cómo va a responder su hijo en las diferentes circunstancias. A menudo los padres califican a sus hijos como “impredecibles, malintencionados y desagradables” por lo que la convivencia no es sencilla.

No obstante, para lidiar con este problema, es importante que los padres se armen de paciencia y comprendan que se trata de un trastorno, no de un capricho del niño. Deben mostrarse comprensivos con sus episodios anímicos y escuchar a su hijo, animándole a que exprese sus sentimientos. También deben motivarle para que siga el tratamiento, que normalmente incluye tanto la psicoterapia como el uso de fármacos.

Deja un comentario sobre “Trastorno bipolar infantil: Cuando el humor cambia constantemente”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!