Principales problemas de la lactancia materna

Problemas lactancia materna

Son muchas las madres que optan por alimentar a sus bebés recién nacidos con lactancia materna. Aprender a amamantar por primera vez puede ser toda una odisea. Para muchas madres al no tener el conocimiento suficiente pueden tener problemas potenciales en la lactancia materna y esto puede potenciar que se produzca un destete precoz y que el bebé no quiera seguir amamantando.

La información errónea acerca de la alimentación infantil normal, las anomalías físicas, el volver al trabajo, la confusión del pezón, o la poca cantidad de leche puede impedir la relación de la madre con la lactancia.

Poca cantidad de leche materna

Hay madres que están bien informadas y que tienen al bebé al pecho casi todo el día para potenciar la subida de la leche o que los senos sean capaces de producir más leche para poder alimentar a su bebé. Pero en ocasiones esto no es así y las mamas (por las circunstancias que sean) no producen la leche suficiente para alimentar al bebé. Esto hará que el bebé no se sacie al mamar y que los llantos estén asegurados.

En este caso, las madres no deben sentirse culpables porque es un problema que ocurre muchas veces. Si no tienes suficiente leche, en la actualidad existen muy buenas marcas de leche de fórmula para que puedas alimentar a tu bebé.

La información errónea

Las madres a menudo se ponen al bebé siguiendo un horario y miden el tiempo de alimentación para los bebés, pero hacer esto no es correcto. La lactancia debe ser a demanda y no se debe mirar el reloj. Hay que confiar en los bebés ya que ellos, cuando están saciados dejan de mamar. Si quieres producir suficiente leche para tu bebé, deberás permitirle que mame todo lo que necesite.

Si mantienes un horario rígido de alimentación sólo provocarás que tengas una disminución de la producción de leche. Lo ideal es que te fijes en tu bebé y que respondas de forma inmediata a sus señales de hambre para que haya una buena lactancia materna.

Principales problemas de la lactancia materna

Las anomalías físicas

Existen diferente tipos de anomalías físicas, pero la más común es el frenillo en la lengua, que puede ser un impedimento para la lactancia materna. El movimiento de la lengua en el bebé es fundamental para que el recién nacido puede mover la leche a través del pezón y hasta su garganta. Un frenillo en la lengua demasiado corto puede dar lugar a la disminución de la capacidad para extender la lengua correctamente. Si tu bebé nace con el frenillo demasiado corto, el médico hará lo pertinente para poder arreglarlo.

La confusión del pezón

Un bebé tiene una confusión de pezón cuando el recién nacido comienza una succión incorrecta (en ocasiones causado por los biberones o por los chupetes). Hay bebés que pueden tomar el biberón y el pecho sin confusión y sin preocupación, pero en cambio, hay otros bebés que sí pueden presentar dificultades.

La confusión del pezón puede causar problemas a la hora de chupar, por lo que no mamarían lo suficiente, no aumentarían correctamente de peso, la madre sufriría una disminución de la producción de leche y además, sufriría grandes dolores en el pezón porque el agarre está siendo erróneo. Es necesario que un profesional de la lactancia materna te asesore y te explique cuáles son las mejores posturas para alimentar a tu bebé de forma exitosa.

La vuelta al trabajo

La vuelta al trabajo disminuye las tasas de lactancia materna entre las madres trabajadoras, sobre todo aquellas que trabajan a tiempo completo fuera del hogar. Muchas madres necesitan un tiempo extra para poder sacarse la leche con un sacaleches y de forma frecuente en su jornada laboral para poder alimentar a su bebé y que no se produzca una mastitis u otros problemas.

Un comentario sobre “Principales problemas de la lactancia materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!