Los problemas más habituales de la lactancia materna

Problemas lactancia materna

La lactancia materna es una forma natural de alimentar a un bebé, pero que sea natural no significa que sea fácil o sencilla. En realidad la lactancia materna es un proceso que se debe aprender tanto por parte de la madre, como por parte del bebé. Existen algunos problemas en la lactancia materna que hacen que las mujeres tiren la toalla demasiado rápido, pero en realidad se pueden solventar y hoy, vamos a ayudarte en esto.

Si estas soluciones ante los problemas más comunes de lactancia no te van bien y no te funcionan, entonces no dudes en buscar ayuda de un especialista en lactancia si lo que quieres es seguir amamantando a tu bebé.

1. Poco suministro de leche

Es común que una mujer piense que tiene poca leche, cuando en realidad no es así. Si no sientes los pechos llenos de leche y tus pezones no gotean como dos grifos, esto no significa que tu suministro de leche esté en peligro. Simplemente podría significar que se ha adaptado a las necesidades de alimentación de tu bebé. La lactancia materna es un proceso de oferta y demanda.

Si tu pediatra se preocupa por el aumento de peso de tu bebé, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a aumentar el suministro, como la lactancia y la extracción más frecuentes durante el día. Si te preocupa que tu suministro de leche sea inferior al que necesita tu bebé, habla con tu médico y con tu asesor de lactancia sobre el tema.

2. Dolor cuando se engancha

Es normal que los pezones duelan cuando empiezas a amamantar a tu bebé, sobre todo si es la primera vez que lo haces. Pero si el bebé ya se ha enganchado y está comiendo bien y el dolor dura más de un minuto, entonces tendrás que verificar la posición.

problemas pecho lactancia materna

Debes intentar que el bebé cubra con su boca más areola debajo del pezón en lugar de arriba. Para reposicionarle, coloca tu dedo índice dentro de la boca del bebé para sacarle del pecho, también puedes hacerle cosquillas en su barbilla o esperar a que bostece, y entonces aprovecha y coloca al bebé con la boca bien posicionada. Cuando está correctamente posicionado, su barbilla y nariz tocan tu seno, sus labios se extienden y no puedes ver tu pezón o parte del areola inferior.

3. Pezones agrietados

Si amamantar te causa dolor, mira tus pezones de cerca. ¿Están agrietados, secos o sangrando? Los pezones agrietados pueden ser el resultado de muchos motivos diferentes, pero las soluciones son bastante simples.

Puedes usar una crema para el pecho a base de lanolina entre las sesiones de lactancia. No uses jabón, ni cremas con alcohol o una loción para manos o cuerpo común y usa sujetadores de algodón sueltos, si son exclusivos para lactancia mucho mejor. Unta un poco de leche sobre los pezones después de una sesión de alimentación, esto ayudará a acelerar el proceso de curación en las grietas. Mientras tanto, intenta amamantar con mayor frecuencia en intervalos más cortos, para que tu bebé succione un poco más suave.

Si tienes los pezones agrietados también puedes valorar el uso de las pezoneras. A muchas mamás con los pezones agrietados les ayudan a que se les cure los pezones y a no sentir tanto dolor cuando el bebé succiona.

4. Conductos obstruidos

Los conductos se obstruyen porque tu leche no se drena por completo. Puedes notar un bulto duro en el pecho o dolor al tacto e incluso algo de enrojecimiento. Si comienzas a sentirte febril y con dolor, puede ser una señal de infección y debes consultar a tu médico inmediatamente.

Lo más importante es tratar de no tener largos períodos de tiempo entre las tomas: la leche debe salir con frecuencia. Un sostén de lactancia demasiado apretado también puede causar que tus conductos se obstruyan. El estrés (algo muy común en todas las madres recientes) también puede afectar el flujo de leche.

Es necesario que si esto te ocurre descanses lo suficiente y te pongas compresas tibias en el pecho, hazte masajes para estimular el movimiento de leche. Los conductos obstruidos no son dañinos para tu bebé porque la leche materna tiene antibióticos naturales.

Recuerda que la lactancia materna no es sinónimo de sufrir, debe ser agradable para la mamá y el bebé.

Deja un comentario sobre “Los problemas más habituales de la lactancia materna”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios