¿Qué cosas pueden mejorar o empeorar un TDAH?

EL TDAH se puede mejorar o agravar dependiendo de algunas circunstancias

Vivir con TDAH no es sencillo, ni para los niños ni para sus padres. Cuando este trastorno no se maneja adecuadamente, la vida del niño se puede hacer cuesta arriba y la dinámica familiar se resiente. Al contrario, cuando se siguen las indicaciones terapéuticas, el niño puede mejorar considerablemente.

Cinco factores que mejoran el TDAH

1. Un diagnóstico temprano

El diagnóstico precoz es, muchas veces, la clave para aliviar cualquier trastorno. Mientras antes se ponga en marcha el tratamiento, mejor. El TDAH no es una excepción, de manera que cuanto antes se realice el diagnóstico, más rápido se podrá intervenir y mejores serán los resultados. Esto se debe, en primer lugar, a que cuanto más temprano se detecten los síntomas del TDAH, menos estructurados estarán y, en segundo lugar, a que mientras más pequeño sea el niño, más fácil será reencaminar su conducta.

2. Estabilidad en la vida familiar

Vivir en un ambiente familiar estable, armónico y organizado es fundamental para cualquier pequeño, aún más para los niños con TDAH. De hecho, se ha demostrado que los límites en la vida familiar ayudan a contrarrestar las manifestaciones de este trastorno, que suele impulsar al niño a llevar una vida desorganizada. Por eso, los psicólogos recomiendan establecer normas, hábitos y límites adecuados a las necesidades de cada niño con TDAH.

3. Apoyo de los padres

El TDAH y el fracaso escolar suelen ir de la mano, por lo que muchos de estos niños terminan manifestando un rechazo a la escuela. Además, como los problemas en el ámbito académico afectan su autoestima y confianza, es imprescindible que cuenten con el apoyo de los padres. Los niños con TDAH necesitan saber que sus padres les quieren, más allá de sus logros o fracasos escolares.

Qué cosas pueden mejorar o empeorar un TDAH

4. Adaptación de las actividades académicas

A la mayoría de los niños con TDAH les cuesta concentrarse en las tareas académicas, lo que influye directamente en sus resultados escolares. Por eso, es fundamental que los programas curriculares se adapten a las necesidades del niño. Esto no significa que requieran una educación especial, sino que la planificación de las tareas académicas debe adecuarse a sus características.

5. Integración entre la familia y la escuela

Para los niños con TDAH es importante recibir el apoyo familiar y de la escuela pero ambas también deben trabajar juntas por un mismo objetivo. De hecho, los niños cuyos padres están implicados de lleno en las actividades escolares, muestran un desempeño académico mejor que aquellos cuyos padres se mantienen al margen de la escuela. Obviamente, cuando los padres ayudan a sus hijos con los deberes escolares y se mantienen al tanto de su comportamiento en el colegio, el rendimiento de los niños aumenta.

Cinco circunstancias que pueden agravar el TDAH

  1. La detección tardía del trastorno. El diagnóstico tardío del TDAH es uno de los factores que pueden agudizar el trastorno. El problema radica en que, a medida que transcurre el tiempo, los síntomas se complejizan y se estructuran, por lo que son más difíciles de tratar e incluso aumentan las probabilidades de que aparezcan otras patologías.
  2. Una educación familiar demasiado severa o muy permisiva. La falta de normas y límites claros o, al contrario, la presencia de rutinas demasiado estrictas y poco flexibles, son factores que afectan la vida del niño con TDAH. Estos pequeños necesitan un ambiente familiar bien organizado, con horarios y rutinas específicos pero, a la misma vez, los padres deben ser lo suficientemente flexibles como para saber adaptarse a las necesidades del niño.
  3. Falta de comunicación con los padres. El niño con TDAH necesita que lo escuchen, necesita saber que le comprenden porque solo así se sentirá seguro y apoyado. Cuando no tiene un espacio para expresar lo que siente con confianza, es probable que se sienta frustrado y que los niveles de estrés y ansiedad aumenten, acentuando aún más los síntomas del TDAH.
  4. El fracaso escolar. A menudo el niño con TDAH no alcanza los objetivos académicos, ya sea por la intensidad de sus síntomas o porque no ha contado con la ayuda de sus padres o profesores. Sin embargo, el fracaso académico es mucho más que una mala calificación, también afecta la autoestima y la confianza del niño, por lo que puede dar lugar al abandono escolar y empeorar los síntomas.
  5. Comorbilidad con otros trastornos. Existen algunas características personológicas que pueden agudizar el TDAH, como una baja tolerancia a la frustración, la testarudez, el autoritarismo, la labilidad emocional y la baja autoestima. Asimismo, los síntomas pueden empeorar con el desarrollo de otras alteraciones como el trastorno negativista desafiante, el trastorno disocial, los trastornos del aprendizaje, las alteraciones del estado de ánimo y los trastornos de la comunicación.

3 comentarios sobre “¿Qué cosas pueden mejorar o empeorar un TDAH?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!