Llegará un momento en la vida de tu hijo/a que no querrá hacer más siestas o empezará a reducirlas. Las rutinas que tenías planeadas cada día no podrás seguir haciéndolas porque tu bebé tendrá los ojos abiertos de par en par y no querrá seguir durmiendo. La hora de la siesta es cuando tu hogar está más tranquilo y puedes disfrutar de dos horas de calma. Es tu tiempo y te gusta tenerlo. Pero llegará un momento en que el tiempo de las siestas se perderá para siempre. Leer más »