¿El TDAH se cura?

Tratamientos eficaces para atenuar los síntomas del TDAH infantil

TDAH se cura

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), es una alteración muy común durante la infancia. De hecho, se estima que entre el 8% y el 12% de los niños lo padece, solo en España el 6,8% de los pequeños tiene este diagnóstico. El trastorno suele manifestarse durante los primeros años de vida, aunque en la mayoría de los casos se detecta en la edad escolar.

En cualquier caso, se trata de un trastorno neurobiológico con un fuerte componente hereditario, genético y cerebral que incide sobre la conducta del niño durante toda su vida. No son pocos los pequeños que padecen el trastorno y sufren de impulsividad, hiperactividad e inatención al llegar a la adolescencia o adultez. De hecho, se estima que el 80% de los niños seguirán manifestando el trastorno en la adolescencia y que, entre el 30% y el 65% tendrán síntomas hasta la adultez. Sin embargo, aunque el trastorno no se puede curar, los síntomas se pueden atenuar en la adolescencia o con el tratamiento adecuado.

Tres tratamientos eficaces para atenuar los síntomas del TDAH infantil

Elegir el tratamiento adecuado es fundamental para atenuar la sintomatología y prevenir los déficits cognitivos que pueden afectar el desarrollo del niño con TDAH. La elección del tratamiento suele variar, en dependencia del tiempo de evolución del trastorno, así como de las condiciones psicosociales y la eficacia de cada técnica en particular. No obstante, la mayoría de los especialistas apuestan por un tratamiento multidisciplinar que comprenda la terapia psicológica, el uso de medicamentos y algunas modificaciones en el estilo de vida del niño.

Terapia psicológica-conductual

Para tratar a un niño con TDAH se utilizan diferentes modalidades de psicoterapia cuyo objetivo principal radica en ofrecerle herramientas al pequeño para que sea capaz de regular su propio comportamiento. Eso explica porqué uno de los tratamientos psicológicos más utilizados es la terapia conductual, cuyo principal objetivo es extinguir las manifestaciones hiperactivas e impulsivas en el niño y, a su vez, estimular reacciones más controladas. Con esta terapia, básicamente, se le enseña al niño a monitorear su propia conducta y establecer patrones de comportamiento bien estructurados que le permitan regular su hiperactividad e impulsividad. No obstante, no es la única solución pues otro de los tratamientos de elección es la terapia cognitiva, en la que se le ofrecen al pequeño una serie de herramientas para que gane en autocontrol, mejore su capacidad atencional y su habilidad para solucionar problemas. De esta manera, el terapeuta estimula en el niño habilidades sociales específicas que le permiten regular su comportamiento, como por ejemplo: pedir ayuda, compartir juguetes o esperar su turno.

¿El TDAH se cura?

Tratamiento farmacológico

En muchos casos de TDAH el tratamiento farmacológico es un eje central en la terapia. Esto se debe a que, en ocasiones, no es suficiente con regular externamente la conducta del pequeño porque existe un fuerte predisponente neurobiológico que debe ser regulado a nivel neuroquímico. Con este fin se utilizan tanto medicamentos estimulantes como no estimulantes del sistema nervioso central que, aunque no comparten un mismo mecanismo de acción, sus resultados son muy semejantes pues logran reducir la hiperactividad, la impulsividad y mejorar la capacidad del niño para concentrarse y aprender. De hecho, suelen ser muy eficaces pues se conoce que entre el 70% y el 80% de los niños que utilizan fármacos para el TDAH responden de forma favorable al tratamiento. Los medicamentos de elección suelen ser el metilfenidato y la atomoxetina, aunque también se utilizan otros como la guanfacina, clonidina y anfetamina de liberación prolongada. En otros casos, se recurre a determinados antidepresivos.

Cambios en los hábitos de vida

Numerosos estudios han demostrado que la influencia social y el estilo de vida son factores que inciden sobre los síntomas del TDAH en los niños. Por tanto, otra manera de tratar el TDAH infantil es modificando el estilo de vida de los pequeños. Es importante establecer normas claras y límites bien definidos en el hogar, apostando por una planificación detallada de las actividades que el niño hará cada jornada, entre las que se deben incluir las actividades físicas al aire libre para ayudarlos a liberar el exceso de energía. De hecho, un estudio reciente realizado por la Universidad Estatal de Michigan y la Universidad de Vermont asegura que ofrecerles a los niños hiperactivos un programa aeróbico diario, previo a las actividades escolares, puede ayudarles a atenuar los síntomas del TDAH y a mejorar su desempeño académico. Asimismo, algunas investigaciones han demostrado la estrecha relación entre el TDAH y la alimentación. De hecho, se conoce que una dieta reducida en azúcares, aditivos y colorantes y rica en vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales puede favorecer la reducción de los síntomas hiperactivos y de impulsividad en los pequeños que padecen el trastorno.

Un comentario sobre “¿El TDAH se cura?

  1. adriana herrera dice:

    Muy buena informacion, gracias por ayudarnos a entender un poco mas el TDHA de nuestros ninos digo nuestros porque tengo uno y no es nada facil tanto para el como para nosotros los padres..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!