Carta viral de un padre enfadado porque el Síndrome de Down no es motivo de burla

Carta viral padre hija Sindrome Down burla

“El otro día me hicieron la mejor mamada de mi vida. El secreto fue que la chica usó muchas babas. Alguna ventaja tenía que tener el síndrome de down”. Este fue el desafortunado tweet de un colaborador televisivo español, y que sin duda ha sido motivo de muchas críticas puesto que esa mofa hacia el síndrome de down no podía pasar desapercibida. Quizá quería esto mismo, que se hablase de él en las redes sociales y ser el centro de atención, y lo ha conseguido, pero posiblemente no del mismo modo que él habría pensado antes de darle a enviar en Twitter.

Pero a quién sí queremos nombrar es a Ramón Pinna Prieto, quien es padre de una niña con Síndrome de Down y que al leer semejante tweet, no dudó en hacer un “zasca” monumental, porque una cosa es el humor negro y otra el insulto deliberado hacia todas las personas con síndrome de down.

Tweet burla Sindrome Down

La carta viral

Te voy a tutear, no sea que en tu estrato o en tu código la consideración del usted pueda resultarte ofensiva y llegues a considerar que quiero insultarte, lo que en este preciso momento no es mi propósito. Antes de compartir contigo dos o tres confidencias, te anticipo mis disculpas si no alcanzo a contextualizarte como persona y como personaje, dado que ayer a media tarde no sabía de tu existencia y tampoco he encontrado gran cosa sobre ti en la red.

Pero en todo caso no te apures porque mañana a media tarde, ni tú ni yo pasaremos de la mera categoría de anécdota social, y si alguien nos recuerda que sea por nuestras palabras; a ti por las tuyas y a mí por las mías.

“El otro día me hicieron la mejor mamada de mi vida. El secreto fue que la chica usó muchas babas. Alguna ventaja tenía que tener el síndrome de down”. (David Suárez)

Y voy con las confidencias.

La primera, obviamente, tiene que ver con la generación excesiva de saliva que, efectivamente, está ligada a complicaciones neuro-motoras en niños con alguna discapacidad intelectual. No me extiendo más en detalles porque dudo de mi capacidad para ajustar la explicación al nivel que presumo que requieres. Sí que te anticipo el final del cuento, y es que a día de hoy con cariño y esfuerzo cotidiano –generalmente de las madres- casi se alcanza la normalización, cosa que resulta mucho más difícil de alcanzar con los síntomas propios de la estupidez en fase avanzada.

La segunda tiene que ver con la vida afectivo-sexual de las personas con discapacidad intelectual, y en concreto con la de las personas con síndrome de down. Verás David, quizás te resulte difícil de creer, pero el hecho de tener un cromosoma más no les resta un ápice en su capacidad para poder vivir una sexualidad plena.

Es cierto que quizás hay que sembrar con más paciencia en ellos esos valores que todos procuramos para nuestros hijos, de entre los que destacan el de la dignidad y la autoestima. Como lo ignoras, te amplío un poquito el campo de visión para contarte que estas personas, una vez consolidan los valores, resultan mucho más estables y consecuentes que la media, y por lo tanto menos dados a la posibilidad de mantener relaciones con personas tan “sexualmente visionarias” y tan “elocuentes” como tú.

David, déjame por fin que me la juegue y te hable de la inteligencia. Nuestros hijos con Síndrome de Down, presentan un déficit de capacidad para el entendimiento abstracto de determinados conceptos (ojo que no son los únicos) que les condiciona una transición sencilla entre lo concreto y lo general, ¿me sigues todavía?. Uno de ellos podría ser la Inteligencia. Sin embargo, y no se sabe muy bien por qué motivo, estas personas están dotadas de una súper capacidad que les permite vivir la praxis de la finalidad última de la inteligencia humana: alcanzar la felicidad.

No les sucede lo mismo con la estupidez como concepto, y aquí es donde entras tú.

Verás, hay conceptos cuya asimilación les supone un esfuerzo tremendo, en ocasiones hercúleo. Repetir y repetir; identificar incansablemente una idea con su imagen, etc… son prácticas permanentes en su proceso de aprendizaje que finalmente dan fruto y consolidan.

De tu mano me será mucho más sencilla esa transición a lo concreto. Gracias a tu presencia en twitter, acceder a la visualización de la estupidez humana -como concepto insisto- será tan fácil y tan inmediato como coger el móvil y buscar tu cuenta.

“Mira hija; esto es la estupidez. Impredecible en un test de embarazo, y prácticamente incurable”.

Gracias de nuevo por tu generosidad y por tu entrega pública, David Suárez.

Un comentario sobre “Carta viral de un padre enfadado porque el Síndrome de Down no es motivo de burla

  1. Lía Dolores Pérez Schwass dice:

    Hola. Soy abuela de un niño con Síndrome de Down, soy Pediatra y ya tenía mis experiencias con está situación, pero nunca vivida en mi familia. He aprendido a ser paciente, a reconocer en sus ojos una inteligencia mayor a lo de otros ninos¿una capacidad de ternura y admiración por cada cosa pequeña de la vida, que otros desperdician. El pertenecer a este grupo de seres humanos es un orgullo. Si tuviéramos algo de ese amor, ternura, perseverancia, e inteligencia de ellos,otra seria nuestra humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios